La última petición de Mbappé a Florentino para fichar: no tiene que ver con dinero

El atacante de Bondy habría dejado caer una línea roja en su posible salida del Parque de los Príncipes


Florentino y Mbappé

Florentino y Mbappé




El Real Madrid ya tiene en cuenta una de las 'exigencias' que Mbappé podría movilizar durante las negociaciones que terminarían con su llegada al Santiago Bernabéu este mismo verano.

El atacante de Bondy, supuestamente contactado por la entidad merengue estos días, habría dejado claro que su salida del Parque de los Príncipes tiene un 'precio' muy alejado del dinero.

Los Juegos Olímpicos son uno de los grandes acontecimientos deportivos de 2024. En Francia ya han comenzado a hacer cábalas sobre cómo podría formar un hipotético once inicial de cara a esta cita internacional tan importante y, como no podía ser de otra manera, Kylian Mbappé está presente usando una de las tres plazas que el COI habilita para futbolistas mayores de 23 años.

Con 25 años, el atacante de Bondy se antoja como futbolista clave del proyecto deportivo de la FFF en todos los sentidos. Su verano será de lo más agitado entre Eurocopa y Juegos Olímpicos, una situación que Mbappé quiere mantener porque su deseo de ampliar su palmarés deportivo con un torneo continental y una posible medalla de oro en su tierra natal significaría una importante mejora a su vitrina personal.


Problema recurrente

La participación de Kylian Mbappé en los Juegos Olímpicos de 2024, que se celebrarán en París, es fundamental para que el atacante de Bondy firme un contrato con cualquier equipo dispuesto a negociar por su llegada por la importancia, además, que tiene en el propio país galo.

Mbappé se ha convertido en uno de los símbolos más reconocibles de Francia e incluso Emmanuel Macron habría considerado su presencia en esta cita como esencial para el éxito de la representación francesa y del propio evento polideportivo en sí mismo.

Esta no es una 'exigencia' que agrade mucho en las oficinas de Valdebebas. La posible convocatoria de Eduardo Camavinga para los Juegos Olímpicos ya ha significado un breve 'terremoto' en la cúpula blanca, que intentará convencer al stopper galo de que se administre mejor pero sin muchas garantías de éxito. Con Mbappé podría suceder lo mismo, pero el delantero francés lo ha marcado como una línea roja.