La cabeza de Rudiger proclama al Madrid campeón de invierno

El equipo blanco le ganó 1-0 al Mallorca en el Bernabéu.


Celebración de Rudiger

Celebración de Rudiger




Ancelotti tenía claro que la visita del Mallorca al Bernabéu no merecía ni una pizca de confianza en los suyos. Es más, se notó ya en la alineación. El italiano puso a Vinicius desde el inicio, a las primeras de cambio tras haber superado su lesión, señal de que necesita que entre en dinámica lo más rápido posible con el objetivo de llegar a un buen nivel a la Supercopa. Fue la sorpresa del equipo inicial puesto que lo de Lunin, Tchouameni como central o Modric, ya se esperaba.

17 segundos. Ese fue el tiempo que tardó el Mallorca en soltar la primera ‘caricia’ del partido, un codazo de Van der Heyden a Carvajal en una pelota dividida.

El equipo de Aguirre se plantó en el Bernabéu con el autobús, con el objetivo de defender el cero en su propia portería y, si sonaba la flauta, poder explotar alguna contra. Por momentos, la disposición visitante era más un 6-3-1 que otra cosa.

Vinicius tuvo dos muy claras 

Ante ese panorama, al Madrid le tocaba tener paciencia y picar piedra. Vinicius tuvo las dos mejores ocasiones del primer acto, ambas bien defendidas por el visitante, Rajkovic, la primera con el pie y la segunda con una buena estirada. Fueron pocas pero muy claras.


Ocasión del Mallorca 

Eso sí, la mejor ocasión de los primeros 45 minutos la firmó el Mallorca. Antonio Sánchez, en un remate de cabeza en el segundo palo, envió la pelota contra el larguero de la meta de Lunin. En una contra llevada por la derecha, el Madrid no supo cerrar, y casi le cuesta un disgusto en una primera parte en la que se jugó a lo que quiso el equipo visitante. También el arbitraje estaba 'tocanarices'. Muñiz Ruiz perdonó la segunda amarilla a Van der Heyden

El arranque de la segunda parte no mostró un cambió radical en el Madrid. Al contrario. Todo seguía exactamente igual. Posesiones largas, sin profundidad ante un Mallorca que no estaba muy agobiado. Es más, el equipo de Aguirre, volvió a enviar una pelota contra el poste mientras Ancelotti planeaba ir moviendo el banquillo. De hecho, el italiano no llegó ni al minuto 60 en cambiar. Quitó a Vinicius en un movimiento que estaba pactado para sacar a Brahim, el jugador más en forma del equipo en las últimas semanas.

Brahim, al palo

El ex del Milan no tardó mucho en mostrar su impacto en el partido. De hecho, tuvo la ocasión más clara de los suyos, en un remate de cabeza, un poco forzado pero muy cerca de la portería, que estrelló contra el palo de la meta visitante tras una parada previa de Rajkovic.

Golazo decisivo de Rudiger 

El encuentro entraba en la recta final y todo estaba peligrosamente en el aire. Sin embargo, cuando todo parecía abocado al 0-0 apareció la cabeza salvadora de Rudiger, tras un saque de esquina tocado por Modric, para poner la pelota en la escuadra con un remate espectacular que se coló por la escuadra. El alemán se elevó por encima de todos, giró el cuello y puso la pelota en un lugar imposible para el meta visitante. Un golazo que se celebró por todo lo alto, a lo grande. Ya pasó en Vitoria y se repitió aquí. Goles en partidos que acaban dando Ligas.

Ficha técnica

Real Madrid 1: Lunin, Carvajal, Rüdiger, Tchouaméni, Fran García, Kroos (Joselu 66’), Valverde, Modric (Ceballos 85’), Bellingham, Vinicius (Brahim 58’) y Rodrygo (Lucas 85’)

Mallorca 0: Rajkovic; Maffeo, Van der Heyden (Lato 46’), Raillo, Nastasic, Gio González; Morlanes, Samu Costa, Antonio Sánchez, Dani Rodríguez (Darder 72’); Larin (Abdón 72’)

Goles: 1-0 Rudiger (77’)

Árbitro: Alejandro Muñiz Ruiz. Amonestó a Van der Heyden, Morlanes, Lunin, Nastasic, Maffeo

Estadio: Santiago Bernabéu.