Modric se agarró un gran enfado tras el gol de Griezmann: señaló a dos compañeros

Todo ocurrió segundos después del 2-2


Luka Modric

Luka Modric




De momento para un Real Madrid que en Arabia comenzó el sueño de un año lleno de títulos. Los hombres de Carlo Ancelotti miden fuerzas con el eterno rival de la capital española en un duelo marcado por los últimos precedentes. Luka Modric se agarró un enfado descomunal tras el gol de Antoine Griezmann. Hubo señalamiento a dos compañero tras un fallo que costó perder la ventaja.

El Real Madrid llegaba a Arabia con certezas. El liderato en la Liga, sumado a la clasificación de tanto Liga de Campeones como octavos de Copa del Rey servía a los hombres de Carlo Ancelotti de cara a salir con confianza en una noche por Riad donde no había margen de error. Muchos recuerdos de aquella derrota en el Metropolitano e igualmente de un 2020 donde la entrada de Fede Valverde sigue más viva que nunca. Ancelotti tomaba nota.

El italiano confió en: Kepa Arrizabalaga; Dani Carvajal, Antonio Rüdiger, Nacho Fernández, Ferland Mendy; Aurélien Tchouaméni, Fede Valverde, Luka Modric, Jude Bellingham; Rodrygo y Vinicius Jr. Fueron los elegidos para empezar un choque a 90 minutos que podía irse hasta los 120 y al final rumbo a los penaltis. No era una parada menor por los tiempos de curso y el momento de forma de un Real Madrid que salía a todo o nada. Luka Modric era el primero en saberlo y se lo hizo saber a los suyos.

Enojo doble

Los blancos remontaron el tanto inicial de Mario Hermoso con goles de Antonio Rudiger y Ferland Mendy. Se dominaba por momentos, hasta que una distracción en defensa terminó en un derechazo de Antoine Griezmann que ponía el empate. Modric, desde el piso, recriminó a los suyos la pasividad mostrada en una acción determinante.


El croata no entendió cómo Nacho y Rudiger quedaron fuera de la jugada para que el galo se quedara con todo el centro del área libre, despejado y con todo a favor para marcar. La zaga de los blancos pedía aliento en una acción que mandó el choque con 2-2 al descanso. Luka pedía concentración ante una delantera rival que perdonaba poco o nada.