Mbappé tiene un enfado tremendo: la 'culpa' la tiene su madre, Fayza Lamari

Gustó poco o nada lo ocurrido horas atrás


Fayza Lamari y Kylian Mbappé

Fayza Lamari y Kylian Mbappé




Las palabras de Fayza Lamari sobre la renovación de su hijo en 2022 han puesto patas arriba el planeta fútbol. Pero también al entorno de un Kylian Mbappé que tiene un enfado tremendo.  La 'culpa' la tiene su madre y desde la figura del pretendido por Real Madrid ponen en marcha un operativo para limpiar su imagen.

“No hay culpa ni vergüenza. Si hubiéramos podido coger 10.000 millones, los habríamos cogido, porque así es como funciona el sistema…’¡Yo no hago nada por debajo del 30%! Me jubilaré y haré lo que hace todo el mundo: me iré de vacaciones a las Maldivas, ¡pero no trabajaré para ti!'", algunas de sus palabras sobre el dinero de Kylian y como llega este incluso a sus fundaciones o proyectos sociales.

La realidad es que a Mbappé ha estado lejos de gustarle este tipo de declaraciones. No solo por el momento en el que llegan o por las cifras que habla de su madre alrededor de su postura, sino por encima de todo por la postura que adopta le público general a las visiones de Lamari. En un año lleno de compromisos dentro y fuera del campo, Kylian ve con temor las declaraciones de Lamari.

Imagen por los suelos

Al delantero del PSG no ha sentado bien, ni en su entorno, la forma en la cual se está interpretando lo que dijo Lamari hace unas horas. Kylian cree que quedan como peseteros y aseguran que no lo son bajo ningún contexto. Unas palabras llenas de dinero de por medio y en plena ebullición de su futuro. No gusta la imagen con la que quedan a ojos del Bernabéu y su gente.


Mbappé ha recriminado dichas palabras a su entorno. Si hay algo que cuida el delantero es su imagen y mucho más después de ver como una buena parte del coliseo blanco le ha puesto la cruz por su traición a Florentino Pérez. Fayza Lamari rompió el silencio y por entorno de Kylian toman nota de cara a no dar más pasos en falso mientras su futuro está en juego.