Kepa se juega su ‘futuro’ en una semana: puede pasar varios meses en el banquillo

Dos finales para el vasco


Kepa

Kepa




Tras una semifinal de la Supercopa con algunos fallos de peso y de un nivel que volvió a abrir el debate alrededor de la portería del Real Madrid, todo hace indicar que Kepa será el elegido para disputar la final del certamen ante el Barcelona. El vasco se juega mucho más que dos choque definitivos ante los principales rivales de la entidad.

“El suplente en aquel momento, que era Lunin, se ha merecido la competencia, no por un demérito de Kepa sino porque Lunin ha actuado muy bien. En este momento siento que no se puede elegir a un titular y a un sustituto. Lo importante es que lo entiendan los dos y creo que lo han entendido”, reflexionaba Carlo Ancelotti sobre una portería que se encuentra en la actualidad del club desde la lesión de Thibaut Courtois. El italiano apostaría por el vasco mañana.

La teoría que se expone en medios y redes sociales es simple. Esta habla de un Ancelotti que ha elegido a Kepa para ser el portero titular del Real Madrid en las Copas (salvo Champions) y a Andriy Lunin de cara a los encuentros de Liga que quedan por delante. Si esto es así, el guardameta propiedad del Chelsea se juega mucho en las próximas 6 o 7 jornadas. Puede ser el punto de quiebre.

Dos finales

Más allá de lo que ocurra mañana, el vasco ya vio como Ancelotti hablaba de ir midiendo la titularidad con Lunin partido a partido. Si esto ocurre y más allá de la Supercopa, el choque de derbi en la Copa del Rey del día jueves pasa a ser definitivo. Si hay eliminación ante el Atlético, hablamos de una era casi finiquitada para Kepa en el Madrid. El vasco quedarse y de salir tanto bien parado como vencedor, de los dos próximos partidos será clave para buscar ser blanco más allá del 30 de junio.


Es la voluntad del jugador, quien también sabe como la titularidad más allá del 30 de junio del 2024 se encuentra reservada para Thibaut Courtois. La Supercopa y Copa del Rey, con Kepa al frente salvo giro de 180 grados, suponen los dos partidos más importantes para el vasco en un Real Madrid donde todavía no hay decisiones oficiales sobre su futuro.