Las paredes del vestuario del Madrid retumbaron tras el partido: “Nos han p…”

Los jugadores del Real Madrid no estuvieron nada contentos


El Real Madrid no dudó en mostrar su descontento con lo que pasó en el Metropolitano

El Real Madrid no dudó en mostrar su descontento con lo que pasó en el Metropolitano




El Real Madrid ha caído en los octavos de Copa del Rey después de pelear hasta el último minuto para recuperar el terreno perdido. Hasta en dos ocasiones se hizo el cuadro dirigido por Carlo Ancelotti con el empate, pero la fortuna no ayudó a los futbolistas blancos. No solo la fortuna jugó en su contra, puesto que una de las conclusiones que se extrae del partido resonó por todo el vestuario visitante del Cívitas Metropolitano.

"Nos han pegado patadas por todos lados...". No es ningún secreto que el equipo de 'el Cholo' Simeone ha sabido encontrar un estilo defensivo muy agresivo y que rebasa ciertos límites en el terreno de juego, pero la mayoría de estas acciones escapan a la vista de los colegiados, que no llegan a ver todos los lances. Sin embargo, algunos son muy claras.

Tan claras como las duras entradas que han recibido los pupilos de Carlo Ancelotti durante el partido de octavos de final contra el Atlético de Madrid. El conjunto colchonero ha hecho valer, una vez más, su habitual estilo de juego defensivo y presionante para complicar la salida de balón del Real Madrid y dificultar sus operaciones de ataque ayudándose de una intensidad más fuerte de lo habitual en el fútbol élite.

Costumbre

El descontento del Real Madrid con el juego agresivo en el derbi capitalino español se ha hecho notar incluso durante el partido, pero las protestas de los futbolistas blancos parecieron no tener mucho efecto. La acumulación de faltas en contra del Atlético de Madrid en las estadísticas ejemplifica el malestar que los jugadores merengues han expresado al terminar el partido.


La suma constante de patadas y entradas duras que no habrían recibido una sanción correspondiente ha molestado mucho al Real Madrid. Es una de las pocas quejas que han lanzado en el vestuario visitante después de un partido extenuante en el que han tenido que luchar hasta el final para pasar a cuartos de final... pero sin poder salir vencedores como en la Supercopa de España.