Vinicius se encaró con la afición de Atlético que le insultaba: "Madre mía, soy..."

El brasileño tuvo que soportar insultos desde la grada una vez más


Vinicius

Vinicius




Hace no mucho, las aficiones rivales intentaban reírse de Vinicius. Decían que no sabía jugar al fútbol y que al Real Madrid le habían estafado con el fichaje que habían realizado.

Sin embargo, el brasileño empezó a brillar, a marcar y asistir, y las risas se trasformaron en insultos y patadas ante la calidad que estaba mostrando. Y desde entonces se ha convertido en una tónica habitual en muchos estadios. (Vinicius respondió a Simeone)

En el derbi copero en el Metropolitano ya se escucharon gritos racistas antes de empezar el partido, en los aledaños del estadio. Durante el encuentro también se tuvo que enfrentar a un ambiente hostil.

Desde la grada se escucharon insultos contra él, además de los pitos y abucheos cada vez que entraba en contacto con el esférico. Y ante la pasividad de Cuadra Fernández, reaccionó.


El mensaje a la grada

Vinicius se llevó una cartulina amarilla por pedirle al árbitro que cesarán los comportamientos antideportivos del Atlético. Sabía que el colegiado no iba a ayudar para impartir justicia, más bien lo contrario.

Es por ello, que decidió tirar de humor. Fue cuando estuvo a punto de marcar un golazo de tacón, que terminó mandando Oblak a saque de esquina. En aquel momento, el brasileño dejó un mensaje para la grada.

"Madre mía, soy muy bueno" dijo entre sonrisas según captaron las cámaras de El Chiringuito, Una frase irónica ante los insultos que estaba teniendo que soportar otra vez.