Ancelotti se llevó una gran alegría en Valdebebas antes de recibir al Almería

El Real Madrid solo tuvo las ausencias de los lesionados, Militao hizo trabajo en solitario.


Entrenamiento

Entrenamiento




El Real Madrid acaba de perder en Copa del Rey, pero no hay tiempo para las lamentaciones. Los blancos van lanzados a por el resto de títulos y se quedan con la inercia ganadora que sí que pudieron mostrar en la Supercopa de España. Ancelotti ya ha mentalizado a los suyos: el objetivo pasa por hacer pleno de victorias antes de la eliminatoria frente al Leipzig.

El próximo que pasará por el Bernabéu es uno de esos rivales 'trampa': el último clasificado. El Almería, colista de la Liga, solo suma 6 puntos en lo que llevamos de temporada y apunta a bajar a Segunda División por la vía rápida. Actualmente están a 10 puntos de las posiciones de salvación que ocupa el Sevilla. Ancelotti, por ello, no quiere confianzas.

Los madridistas recuperan a Lucas Vázquez y no tienen que lamentar ninguna baja más tras el derbi. El partido ante el Atlético de Madrid fue una 'cacería' que Cuadra Fernández permitió y eso hizo temblar a más de uno.

Rotaciones

El míster italiano podrá empezar a mover piezas ante el propio equipo andaluz ya que los suyos vienen muy mermados físicamente y cargados de muchos minutos en las piernas. El once tipo se ha ido repitiendo tanto en Supercopa como en el choque de Copa en el Metropolitano.


La única certeza confirmada por el míster pasa por ver a Kepa Arrizabalaga bajo los palos. El guardameta vasco será de la partida tras un choque en el que Lunin tuvo errores clave que condenaron al equipo ante el Atlético de Madrid.