Ancelotti se dirigió a dos jugadores tras la remontada: “Gracias, pero no debí sacaros”

El míster de Reggiolo sigue analizando qué salió mal contra el Almería


Carlo Ancelotti

Carlo Ancelotti




"Todos quieren jugar y te dicen que están bien. Luego, nosotros tenemos que evaluar y está claro que no lo hicimos bien", expresó Carlo Ancelotti tras vencer al Almería.

Estas palabras reflejan claramente un descontento con sus decisiones, especialmente tras el esfuerzo realizado en la Supercopa de España y la Copa del Rey.

Carlo Ancelotti no para en Valdebebas. Después de la ajustada victoria contra el Almería, remontada mediante, el entrenador del Real Madrid ha decidido hacer frente a todos los problemas que se vieron durante la primera mitad del choque celebrado en el Santiago Bernabéu. Esta situación ha dejado a varios futbolistas señalados con los que el propio Ancelotti ha hablado hoy mismo.

El entrenador transalpino ha sido lo más sincero y conciliador posible con Rodrygo Goes y Fede Valverde: "Os doy las gracias por vuestra profesionalidad, vuestras ganas de jugar... pero tenía que haberos dejado descansando porque no estabais al cien por cien y se notó".


La decisión de Ancelotti de confiar en la palabra de sus futbolistas no resultó como debía por el desgaste y cansancio físico acumulado después de una semana y media con tres partidos de alta intensidad.

La participación en dos derbis contra el Atlético de Madrid, ambos con prórroga incluida, y un Clásico casi desfonda físicamente al equipo. El partido contra el Almería parecía perfecto para hacer rotaciones pero el míster de Reggiolo decidió apostar por los titulares: no salió bien.

En sala de prensa hizo la primera autocrítica, señalándose como uno de los grandes 'culpables' de que el partido se hubiera colocado en aquella situación tan complicada en la media parte.

Correción en marcha

Este es solo el primero de los 'problemas' que Carlo Ancelotti habría detectado del partido contra el Almería. El conjunto andaluz supo gestionar muy bien el choque hasta el paso por vestuarios: los pupilos del técnico merengue, gracias en parte a la charla técnica que dio en los vestuarios, salieron en tromba para intentar remontar el encuentro.

El apoyo del Santiago Bernabéu fue clave para lograr una remontada que Ancelotti, en el fondo, sabe que se podría haber evitado eligiendo el planteamiento correcto. Afortunadamente, el técnico merengue tuvo la capacidad de reacción que se pide a un entrenador de su nivel en el Real Madrid: supo ver qué no estaba funcionando en los primeros 45 minutos e hizo las sustituciones necesarias para intentar salvar la situación.