Arda Güler se fue mosqueado de Las Palmas: el turco señaló al culpable

La jugada todavía 'persigue' al mediapunta turco


Güler se lamentó de lo ocurrido en el estadio de Gran Canaria

Güler se lamentó de lo ocurrido en el estadio de Gran Canaria




El Real Madrid sacó los tres puntos de su visita al estadio de Gran Canaria, un choque que tuvo de todo durante la segunda mitad. Con el 1-2 ya en el marcador, Carlo Ancelotti decidió poner en marcha uno de los cambios que a punto estuvieron de modificar el marcador final del encuentro: el míster de Reggiolo convocó a Arda Güler para jugar los últimos 20 minutos.

El impato del '24' turco fue inmediato. Reemplazando a Rodrygo Goes, el mediapunta otomano rápidamente empezó a asociarse con sus compañeros, cayendo a posiciones de banda derecha y buscando alternativas para desplegarse al contragolpe y anotar el tercer gol madridista.

Precisamente él tuvo la oportunidad más clara de la recta final del encuentro.

Ya en el añadido, Güler estuvo a punto de anotar el 1-3. Se quedó solo delante de Álvaro Valles después de una buena combinación al contragolpe, pero el control se le fue largo y no tuvo la ocasión de disparar a portería.


Esa jugada, su oportunidad de gol más clara desde que está en el Real Madrid, todavía está en su cabeza... y se notó al término del partido.

Tan cerca pero tan lejos

"Se me ha escapado el maldito control, era fácil...", señalaba el mediapunta turco al hablar con sus compañeros del desenlace del partido. Arda Güler parece haber entrado en la dinámica deportiva del Real Madrid con una gran exigencia, algo que favorece la recuperación del terreno perdido respecto de sus compañeros mientras el '24' otomano estaba recuperándose de sus lesiones.

No será la primera oportunidad que tenga Güler en el Real Madrid, pero sí era la ocasión perfecta para reivindicarse por varios motivos. El primero son sus repetidas ausencias en los minutos finales de los últimos partidos. Anotar un gol, sobre todo después de una ausencia tan prolongada, habría sido un comienzo perfecto de su andadura como jugador del Real Madrid. En otra ocasión será.