La respuesta de Bellingham a la Liga tras la denuncia por insultar a Greenwood: “Lo que le dijo fue…”

SER anunciaba posibles sanciones


Jude Bellingham y Greenwood

Jude Bellingham y Greenwood




Empieza una nueva oleada informativa en el Real Madrid y ahora mismo la atención se la lleva un Jude Bellingham que ya responde a las denuncias por insultar a Mason Greenwood.

Aquel supuesto grito de ‘rapist’ (violador), tras novedades que hacen que la Liga incluso encargue un informe pericial de lectura de labios. El ingles y su entorno reaccionan.

"Le puede sancionar si realmente dice eso, pero el Getafe si quiere defender a su jugador lo que puede hacer el llevar el caso al Comité de Competición. La Liga ya hará lo que tenga que hacer, pero ellos se pueden presentar en el comité con esas imágenes y acusarle de decir lo que sea que diga", explicaban ayer por una CADENA SER donde fueron los primeros en comentar la noticia. Los blancos ya se hacen eco de todo.

¿Cómo reacciona el Madrid a esto? Pues hay novedades. El propio entorno de Bellingham y el Madrid están muy enfadados con esta situación que intenta dejar al jugador por los suelos y ante una posible sanción que le sacaría del derbi. 


Entienden el morbo alrededor del tema, más no la forma en la cual se ha atacado el tema y que lleva a que los blancos dependan ahora mismo de un perito para saber el futuro de su estrella.

Horas claves

Defensa Central ha podido saber que la gente más próxima al jugador asegura que Jude dijo a Greenwood un claro ‘rubish’ (basura). Niegan ese ‘rapist’ (violador) como quieren hacer entender algunos. Sorprende en Valdebebas que la noticia no se haya comunicado al momento y si minutos después del choque. Ahora mismo la entidad piensa defenderse con puños y letras alrededor de su verdad.

Incluso, por Valdebebas llama poderosamente la atención la rapidez y la violencia con la que se está atacando al crack inglés del Madrid sin tener ninguna prueba exacta sobre semejante acusación. Que la Liga haya contratado a un lector de labios para tratar de aclararlo supone el mejor ejemplo para entender la rabia del club. Se cree que es un acto populista y que poco o nada obedece a un sentido común general.