En el Real Madrid hay un enfado mayúsculo: "No hace falta hablar así..."

El club ya ha reaccionado a las palabras de su exjugador


Un exjugador habla del Real Madrid

Un exjugador habla del Real Madrid




El Real Madrid se ha encontrado con las declaraciones de uno de sus exjugadores más recientes: Eden Hazard. Quien llevara el '7' blanco antes que Vinícius Jr. ha concedido una entrevista en la que habla de su paso por el club blanco, una instancia que será recordada como el principio del fin de su carrera deportiva. Según Hazard, "el Madrid tiene un encanto que los demás no tienen, es un club especial. Pero más allá de eso, creo que no encajo. Es un club un poco fanfarrón y yo no soy así. La forma cómo jugábamos no me gustaba, pero era mi sueño. No podía acabar mi carrera sin venir aquí".

Si bien es cierto que el exdelantero belga destaca que "el Madrid es más grande que cualquier otra cosa y es complicado jugar allí" también reconoce que "Quizá necesitaba entrenar más". No solo su posible falta de implicación en los entrenamientos está entre los factores que provocaron su desplome total como jugador blanco: "Tuve las peores lesiones en el peor momento: la operación, la placa, vuelvo, me duele, fuerzo... Después llega Ancelotti y me preparé bien y jugué bien, pero mi cuerpo, el dolor, las lesiones...".

Esta cadena de lesiones empezó mucho antes de lo que parece: el mismo verano de su fichaje. Casi seis años después, Eden Hazard reconoce que no llegó en forma al vestuario del Santiago Bernabéu, una decisión que a la larga le 'condenó' en el club de la excelencia y la máxima exigencia: "me dejé llevar como me dejo cada verano. Siete años en Inglaterra, sin descanso en Navidad, dándolo todo, cuando tenga tres o cuatro semanas de vacaciones 'no me molestes'"

Sorpresa y enfado

La reacción del Real Madrid a estas palabras ha sido instantánea. La junta directiva tiene cierto enfado con un Eden Hazard que ha calificado al club blanco como 'fanfarrón', pero que no hizo muchos esfuerzos visibles, al menos de cara al público, para implicarse en el rendimiento deportivo del grupo en sus dos últimas temporadas como madridista.


Señalando que "no hace falta hablar así" de su paso por la entidad madridista, los ejecutivos merengues sí han lamentado que uno de los grandes futbolistas de la generación pasada vistiera la elástica blanca con el objetivo de hacer historia pero una serie de malas decisiones y mala suerte provocaran una debacle nunca antes vista en el fútbol de élite.