Ancelotti recibe buenas noticias antes del Leipzig: la salud de la plantilla estaba en juego

Los blancos, listos para tomar el imperio Red Bull


Entrenamiento del Real Madrid

Entrenamiento del Real Madrid




El Real Madrid ya se entrena por un Red Bull Arena donde mañana los hombres de Carlo Ancelotti enfrentan su primera prueba de peso pensando en esa Copa de Europa número 15 que asoma en el horizonte. Tras una doble rueda de prensa con reflexiones de todo tipo, los futbolistas del primer equipo saltaron a reconocer un terreno de juego en el que no estará Jude Bellingham y en el que se espera por el mejor 11 del transalpino.

“La motivación siempre es alta porque me gusta lo que hago y dónde lo hago. Me gusta la plantilla y los jugadores que tengo. Esta es la motivación. Vuelve la Champions, que para el madridismo es la competición más importante, donde este club ha tenido más éxito. Intentaremos hacer lo mismo esta temporada. Vamos a competir y a luchar”, dejaba caer el italiano en una rueda de prensa clave preguntas sobre su futuro e igualmente sobre un rival que mañana será la primera gran piedra rumbo a Wembley.

Tras dicha reflexión es el italiano lideró un reconocimiento del terreno de juegos por el Red Bull Arena donde el Real Madrid recordemos que cayó en su última visita por 3 tantos contra 2. Fue en la temporada pasada y en una última fecha en la que ni mucho menos había cosas en juegos para el conjunto de Carlo Ancelotti. Mañana y sin Jude Bellingham, varios de los pupilos del italiano tendrán que dar un paso al frente en todos los sentidos.

Todos sanos

Fue sin ninguna duda la mejor noticia que recibió el italiano en este último entrenamiento. Tras un viaje rumbo a Alemania cargado de obstáculos y donde incluso el autobús del Real Madrid tuvo que realizar cientos de kilómetros para llegar a la rueda de prensa, la plantilla pudo entrenarse con normalidad en una jornada marcada por los ejercicios de pases e igualmente por un Ancelotti más que atento a sus porteros. Todos sus activos se entrenaron de manera natural y sin problemas físicos tras la batalla ante el Girona. Mañana se espera que todos estén disponibles.


Así fue la última jornada de entrenamiento del Real Madrid de cara a lo que supondrá el regreso de la competición europea a la actualidad de los hombres de Carlo Ancelotti. Los blancos ya piensan en un Red Bull Leipzig que será un hueso duro de roer mañana y que supone la primera piedra en el camino buscando la aclamadísima final de Wembley por el 1 de junio del 2024.