El vestuario ya habla del retorno de Ramos y Ancelotti asiente: “Los…”

Carletto tiene en claro la hoja de ruta


Sergio Ramos y Ancelotti

Sergio Ramos y Ancelotti




Se viene un partido singular frente al Sevilla donde los haya. La enorme rivalidad que se tiene con los hispalenses en el último tiempo quedará de lado por una cuestión de minutos y gracias al regreso al Santiago Bernabéu de un auténtico líder en masas que marcó la historia reciente del Real Madrid como pocos. El vestuario ya habla del retorno de Sergio Ramos a una capital de España donde Carlo Ancelotti tiene deberes para sus pupilos.

Pasó mucho tiempo desde que por última vez el coliseo blanco pudiese gritar su nombre o siquiera aplaudir a un hombre que marcó en dos finales de Liga de Campeones para cambiar la historia moderna del club de las 14 Copas de Europa. Ramos tendrá el homenaje que merece como pocos pero todo esto se encuentra en medio de una competencia que como siempre marca la actualidad en el Real Madrid.

Volver a ver al camero en el Santiago Bernabéu ha sido tema recurrente por un vestuario de la ciudad deportiva de Valdebebas donde se tiene entre expectativa y por supuesto deseos de competir ante un jugador que no es rival de los blancos desde que varios de los futbolistas de la actual plantilla siquiera hubiesen debutado en Primera División. Contexto emocional donde los haya y donde Carlo Ancelotti tiene voz de mando.

Honor es competir

“Los amiguismos Se terminan con el pitido inicial”, es una final para los hombres del italiano y más allá de lo que supondrá en lo anímico recibir a quien fuese capitán de muchos de sus hombres, el italiano quiere un equipo comprometido y que no se deje meter en todo un ambiente que será tan emotivo como distractor de cara a conseguir el objetivo.


Dicen por ahí que el mayor de los respetos que se puede tener frente al rival es competir y ese es justamente el eslogan que maneja Carlo Ancelotti ahora mismo a la hora de hablar con todos y cada uno de sus futbolistas ante lo que será una de las jornadas más emotivas que el Bernabéu haya vivido en los últimos meses. Ramos volverá hacia arriba el tras Las Palmas del coliseo blanco.