Jugó muy mal en Villarreal y Ancelotti le quita la titularidad ante el Dortmund: “No está…”

El Madrid dejó escapar dos puntos en su visita a La Cerámica con graves fallos defensivos


Militao, en La Cerámica, contempla la celebración de un tanto de Sørloth.

Militao, en La Cerámica, contempla la celebración de un tanto de Sørloth.




El Real Madrid prosigue con buen ritmo y dinámica antes de disputar la final de Champions frente al Borussia Dortmund, el próximo 1 de junio en el mítico estadio londinense de Wembley. 

El cuadro de Carlo Ancelotti está en la recta final de la Liga y este domingo visitaba La Cerámica para medirse al Villarreal en el último encuentro a domicilio del campeonato doméstico.

El Madrid no tuvo problemas para deshacerse del conjunto amarillo (4-4), le bastó con el primer tiempo.

 Sin embargo, desperdició una ventaja importante tras el descanso (1-4) y los blancos acabaron desconectando al inicio del segundo tiempo, que el conjunto local aprovechó con un soberbio Sørloth, que marcó un póker de goles.


La fragilidad defensiva del Madrid, en parte, se debió a Militao, que en la segunda parte se vio superado por el delantero noruego. Todos los duelos los ganaba el punta del Villarreal y Ancelotti, consciente, movió ficha y acabó sustituyendo al central brasileño a la hora de partido, dando entrada a Nacho Fernández.

En el cuerpo técnico del Madrid barajaban que Militao pudiera jugar la final de la Liga de Campeones, pero tras el encuentro de este domingo las dudas se han disipado. El ex del Oporto no estuvo bien en ninguno de los goles encajados y no se terminó de entender con Antonio Rüdiger, dejando claro que está lejos de su mejor nivel. Algo entendible, puesto que Militao ha tenido una grave lesión después de romperse el ligamento cruzado de la rodilla izquierda en la primera jornada de Liga ante el Athletic Club en San Mamés.

“No está al máximo todavía, se le nota en los duelos”, comentó Ancelotti con Davide, su segundo de a bordo y el resto de su ‘staff’ sobre el partido que tuvo el brasileño en La Cerámica. Lo que significa que el técnico italiano volverá a confiar en Nacho, el capitán, para el partido contra el Borussia, en el que podría ser su último encuentro con la camiseta blanca.