Arda Güler, desatado durante la primera mitad, firma un doblete que no es suficiente para ganar

El centrocampista turco recupera la titularidad en el tramo final de Liga


Arda Güler

Arda Güler




Carlo Ancelotti no se equivocó cuando confío otra vez en Arda Güler para salir como titular contra el Villarreal. El ‘24’ turco arrancó el partido desde la banda derecha, su posición natural en el ataque merengue. Pero las directrices tácticas rápidamente le colocaron en la frontal del área, un lugar donde triunfaría llegados los quince minutos de partido.

Una buena combinación entre Luka Modric y Brahim, que aceleró el ritmo de la jugada, acabó en un pase filtrado directamente a los pies del mediapunta turco. Aprovechando su buen control al primer toque y la desorganización de la defensa del Villarreal, buscó su pierna buena y con un remate duro y raso batió por bajo a Jorgensen para colocar el primero en el marcador del Real Madrid.

La primera mitad terminó para el futbolista blanco de forma inmejorable: un garrafal despiste de la defensa local dejó un importante hueco en la banda derecha que Güler aprovechó para hacer un mano a mano contra Jorgensen que resolvió sin dudar. Usando el interior de su bota izquierda, el ‘24’ envió el balón al lateral de la red para colocar el momentáneo 1-4.

De más a menos… pero no por su culpa

El inicio de la segunda mitad no fue propicio para un Arda Güler que se centró más en defender y evitar las acometidas del Villarreal. Después del arreón del ‘submarino amarillo’, el Real Madrid intentó hacerse con la pelota. Pero tenía serias dificultades y el protagonismo del turco descendió considerablemente durante el desenlace del encuentro.


Con los segundos 45 minutos más disputados, Arda Güler no tuvo todo el protagonismo ni fue referencia como lo había sido durante el primer tiempo. Ubicado claramente en la zona derecha del ataque blanco, el ‘24’ turco se dedicó a crear juego para sus compañeros… aunque sin mucho éxito. Ya durante el añadido, actuó como un mediapunta posicional para buscar la última jugada en ataque y deshacer el empate.