Florentino tiene firmado al nuevo Kaká hasta 2026: no jugará con Ancelotti

El presidente blanco ha tomado una decisión respecto de su continuidad en la plantilla blanca


Florentino Pérez busca equipo al futbolista que Ancelotti no quiere

Florentino Pérez busca equipo al futbolista que Ancelotti no quiere




Uno de los jugadores que Carlo Ancelotti ha descartado para sus dos años restantes como entrenador del Real Madrid es uno de los últimos fichajes que peor han salido. Llegado directamente desde Brasil en verano de 2019, Reinier Jesús no encontró su sitio bajo la dirección técnica de Zinédine Zidane, una situación que le obligó a marcharse cedido a equipos como el Borussia Dortmund.

La llegada de Carlo Ancelotti tampoco comportó cambios en el encaje de Reinier, cuyo paso por el Girona no convenció a nadie dentro del Real Madrid. Esta temporada parecía destinado a estar en el Real Madrid Castilla, hasta que el Frosinone italiano se interesó por su cesión. Así las cosas, el conjunto transalpino no contaría con él para la próxima temporada… y tendría pensado enviarlo de vuelta a la capital de España.

Con un contrato hasta verano de 2026, el Real Madrid ya busca la forma de dar salida de Reinier Jesús. Cuando Juni Calafat y Florentino Pérez se fijaron en él, aún vestía los colores del Flamingo. Todos los informes arrojaban lecturas realmente positivas: algunos le llegaron a comparar con Kaká, por el hecho de que ambos son mediapuntas y tienen un estilo de juego realmente similar.

Sin sitio y fuera de lugar

Pese a todos los intentos, Reinier Jesús no parece encontrar su sitio en el fútbol europeo. Con una nómina de delanteros cada vez más cercana al overbooking y con una sección de centrocampistas que retendría a Kroos y Modric a la espera de Florian Wirtz, el ahora ‘12’ del Frosinone ha perdido prácticamente cualquier oportunidad de aspirar a minutos hasta que se termine su contrato con el Real Madrid.


Como ha ocurrido durante los veranos anteriores, buscar equipo a Reinier Jesús será una de las tareas más complicadas que tiene por delante la junta directiva blanca. A pesar de tener 22 años, no hay muchos equipos de la élite futbolística europea dispuestos a apostar por el mediocampista verdeamarelo, cuyo paso por el Santiago Bernabéu podría quedar en una anécdota.