El gran sueño de Florentino antes de presentar a Mbappé en el Bernabéu: quiere hacerlo realidad

El Real Madrid podría firmar un ‘doblete’ histórico en sus secciones de fútbol y baloncesto


Florentino Pérez espera ya a Kylian Mbappé.

Florentino Pérez espera ya a Kylian Mbappé.




Fin de trayecto. Con el calor primaveral, alcanzamos el fin de temporada y, tanto en fútbol como en baloncesto, el Real Madrid está llamado, de nuevo, a hacer historia. 

Nadie, sobre la faz de la Tierra, posee un palmarés más brillante que el del Madrid, que tanto en su sección de fútbol como en la de baloncesto, ningún equipo le supera en la máxima competición continental: 14 y 11 Copas de Europa, respectivamente.

En básquet, el conjunto de Chus Mateo juega este domingo, en Berlín, la final de la Euroliga (20.00 horas) frente al Panathinaikos, equipo contra el que nunca se ha medido en sus 20 finales europeas anteriores. Es la tercera final consecutiva de esta competición a la que llega el Real Madrid, que ya ganó la Euroliga el año pasado contra otro equipo griego, el Olympiacos.

En fútbol, el próximo 1 de junio, el cuadro de Carlo Ancelotti tiene una cita muy especial en Wembley, estadio donde nunca ha jugado el Real Madrid, contra el Borussia Dortmund en la final de Champions, siendo la sexta final en la última década de un equipo imperial en el Viejo Continente en los últimos tiempos.


Así, en cuestión de seis días, el Real Madrid podría firmar un ‘doblete’ continental histórico, algo que ya ha sucedido con anterioridad: en 1962 (perdieron ambos equipos), 1964 (ganó el Madrid de baloncesto al Spartak Brno), 2014 (el Madrid de fútbol se hizo con la ‘Orejona’ doce años después), 2018 (ambos ganaron la Copa de Europa), y 2022 (fue el Madrid de fútbol el campeón de Europa).

En esta ocasión, el Real Madrid podría coronarse como campeón del Viejo Continente poco antes de hacer oficial la llegada de Kylian Mbappé al club, en lo que sería un mensaje subliminal para el astro francés. Como decía don Santiago Bernabéu, el Madrid es ganar en primavera…