El crítico del ruido del Bernabéu, retratado: llevan un medidor y el 'zasca' ya es viral

Los números no engañan


Florentino Pérez.

Florentino Pérez.




‘Ruido Bernabéu’ se lleva el ‘zasca’ del día en un universo Real Madrid que sigue disfrutando de un estadio para la historia del fútbol mundial y que por encima de todo pretende defender a capa y espada a una entidad que se ve inmersa en diversas acusaciones que poco ningún fundamento tienen. Los medidores del madridismo retratan a los detractores. 

La llegada de un nuevo Santiago Bernabéu al universo Real Madrid supondrá dinero de sobra para las arcas de un club que siempre piensa en el futuro. Dicho esto existen una serie de críticas hacia la entidad en relación con los decibelios y el ruido generado por el recinto en medio de una temporada donde tanto conciertos como partidos de fútbol se acumulan.

Son varias ya las cuentas de Twitter que se quejan alrededor del tema y que incluso amenazan con llevar a los estamentos más importantes del Ejecutivo una situación que catalogan como insufrible. Más allá de las preferencias que tenga cada uno en relación con su lugar de residencia o con su estilo de vida, los números alrededor del verdadero ruido del Bernabéu son claros y contundentes.

Imagen

Un ‘zasca’ sonoro 

86.8 dicta la cuenta de Fanaticos Real Madrid en Twitter que se registra en cuanto a decibelios se refiere cuando se conecta dicho aparato para medir la contaminación auditiva en medio del tráfico o el paso de los coches por la Castellana. Un número que por supuesto se encuentra por encima del recomendado y avalado por las entidades, pero que ni mucho menos ha sido denunciado en el pasado.


Una publicación en redes sociales que gana fuerza en diversas plataformas de aficionados del Real Madrid y que injustificada cualquier tipo de protesta de los vecinos del nuevo Santiago Bernabéu alrededor de la contaminación audiovisual del recinto. Más allá repetimos de las preferencias que tenga cada uno en relación con su lugar de residencia, el club no solamente está en regla sino que el problema técnicamente hablando no parte de las nuevas utilidades de su recinto.