Sorpresa en Mestalla: el Madrid, obligado a jugar con la equipación del año pasado

La apariencia de los jugadores merengues se verá alterada para el choque en Valencia


El Real Madrid cambia de equipación en Mestalla

El Real Madrid cambia de equipación en Mestalla




El Real Madrid está a menos de media hora de hacer frente al Valencia en Mestalla. El partido será más tenso de lo habitual por el contexto exterior al fútbol y porque los dos equipos necesitan la victoria. Los pupilos de Rubén Baraja buscan asentarse en la zona media-alta de la clasificación de Liga, mientras que los jugadores dirigidos por Carlo Ancelotti están dispuestos a distanciarse lo máximo posible de la segunda plaza.

Pero este partido será especial porque el Real Madrid tendrá que recurrir a algo que descartó la temporada pasada. Según la información de última hora publicada por Arancha Rodríguez, la expedición blanca tendrá que presentarse en Mestalla con las camisetas del curso 22/23. La elástica visitante de la temporada pasada era de un color morado suave, que hace el contraste perfecto con el blanco de la camiseta valencianista.

Es precisamente el contraste cromático lo que se buscaría. La normativa impide al Real Madrid hacer uso de ninguna de sus tres equipaciones de esta temporada: la local es blanca, la visitante es azul y la tercera es totalmente negra. Por eso no tienen cabida contra un equipo cuyos colores locales son el blanco en la camiseta y el negro para el pantalón y las medias.

Largo historial

Las similitudes en las equipaciones de Valencia y Real Madrid han motivado este cambio tan especial en el vestuario merengue. Será una excepción, puesto que hasta ahora ninguna otra visita fuera del Santiago Bernabéu ha obligado a una modificación de la indumentaria prevista para el choque. La decisión, sin embargo, se ha tomado con la idea de distinguir mejor a los jugadores del mismo equipo.


No es la primera vez que el Real Madrid cambia su estética de equipación para visitar al Valencia. Durante algunas temporadas se han combinado diferentes partes de las equipaciones, usando la camiseta y las medias de la visitante con los pantalones de la local, totalmente blancos. Uno de los ejemplos más recordados es la temporada 10/11, cuando los jugadores de José Mourinho ganaron por un abultado 3-6.