Tomás Roncero llevaba años sin ponerse así y no soporta el atraco en Mestalla: "Voy a..."

Siguen las reacciones a una jornada inédita


Tomas Roncero

Tomas Roncero




Los hechos ocurridos en el estadio de Mestalla continúan siendo el principal tema de conversación de unos medios de comunicación que por España continúan alucinando con lo ocurrido en un Valencia vs. Real Madrid que va a ser difícil de olvidar a corto plazo. Tomás Roncero estalla tras una noche a nivel arbitral de nada puede sacarse como positivo.

Algunos hablan de un error de interpretación e incluso existen las voces que defienden la actuación de Gil Manzano en una noche en la que solamente el Real Madrid no ganó por su confusión a la hora de terminar el duelo. Para muchos no son válidas las quejas del conjunto blanco pero Tomás Roncero trae la otra cara de la moneda para explicar la verdadera realidad de la cuestión.

"Si el Valencia hace un centro y con el balón en el aire pita el árbitro y acaba en gol en la portería del Madrid en el 98 a esta hora los GEOS estarían todavía intentando sacar a la expedición del Real Madrid de Mestalla", sus palabras en el Carrusel de la Cadena SER de cara a ejemplificar lo que hubiera supuesto el escenario vivido anoche por La Liga si es que todo hubiese sido al revés.

Neverazo

Es la información que también entra el medio de Tomás Roncero por estas horas. Se anuncia que Gil Manzano tiene todas las papeletas para pasar varias jornadas lejos de los terrenos de juegos tras una interacción en el duelo del Real Madrid por Valencia donde ni siquiera el CTA parece estar de acuerdo con sus interpretaciones del final del choque. Se especula con una sanción a nivel de participación sin precedentes.


Se vio en una semana larga en el universo blanco y todo esto teniendo en cuenta cómo los hombres de Carlo Ancelotti tendrán que volver al ruedo pronto para medirse con el Leipzig por la vuelta de octavos de la Liga de Campeones. Tomás Roncero pide calma ante quienes cuestionan al Real Madrid y solicita que se imaginen cómo estaría todo hoy si es que aquel centro de Brahim hubiese ido a una cabeza de un hombre de Pipo Baraja.