Los hermanos Alonso no coincidieron en el campo

  • El madridista fue titular, mientras que el tinerfe帽ista parti贸 desde el banco
El madridista fue titular, mientras que el tinerfe帽ista parti贸 desde el banco
Defensa Central - DC Defensa Central - DC

El partido entre el Tenerife y el Real Madrid ten铆a, adem谩s del inter茅s de ver si el Madrid segu铆a con su racha de buen f煤tbol, el morbo a帽adido de ver quien ganar铆a la partida en el centro del campo. Un duelo que depend铆a del papel de dos hermanos.

Pero, al contrario de lo聽 que ocurri贸 en el choque de la primera vuelta en el Santiago Bernab茅u, el clan de los Alonso no pudo volverse a ver las caras sobre un terreno de juego, pues Xabi fue sustituido por Diarra justo en el momento que Mikel saltaba al campo por Juanlu. Si hubiera tenido lugar, se tratar铆a de la segunda vez desde que el peque帽o de los dos, Xabi, decidiera abandonar la Real para enrolarse en las filas del Liverpool, mientras que Mikel hac铆a carrera en clubes m谩s propios de la clase media como la Real Sociedad, el Bolton ingl茅s o en el Tenerife como est谩 haciendo en la actualidad.

En los cinco a帽os en los que el madridista jug贸 a las ordenes de Rafa Benitez no volvi贸 a cruzarse las caras con su hermano sobre un terreno de juego. Sin embargo, la suerte propici贸 que ambos coincidiesen sobre el c茅sped del Bernab茅u en el partido de la primera vuelta de esta temporada. En aquella ocasi贸n el Madrid se impuso por 3-0 a los tinerfe帽os. Un resultado enga帽oso a lo tenor de lo visto en el terreno de juego, ya que el Tenerife fue el dominador del partido durante varias fases del choque.

Si en aquel encuentro el vencedor fue Xabi a los puntos, en este del Heliodoro no ha podido haber revancha para el tinefe帽ista. De todas maneras, Xabi Alonso realiz贸 un buen partido a lo largo de los 81 minutos que estuvo en el campo, mientras que su hermano goz贸 de una clara ocasi贸n que desbarat贸 Casillas a lo largo de los diez minutos de los que dispuso. Por consiguiente, el peque帽o puede sentirse m谩s satisfecho que el mayor, aunque seguramente ambos se quedaran con la espinita de no haberse visto en el campo.