Cicinho: "En Madrid traspasé todos los límites"

Cicinho confiesa a Globoesporte uno de los episodios más oscuros de su carrera





"Me dejé llevar por el éxito y por la fama. Dejé que el dinero se me subiera a la cabeza y me creía capaz de cualquier cosa. Traspasé todos los límites", admite el lateral, que afirma que todo comenzó cuando fue traspasado del Botafogo al Atlético Mineiro: "Ganaba 800 reales y fiché por el Atlético Mineiro cobrando 7.800. Pensaba que era rico. Mandaba unos 1.000 reales a mis padres y el resto me los gastaba en fiestas".

Tras esto, llegó su fichaje por el Real Madrid, que empeoró aún más la situación: "Cuando me subí en el avión hacia Madrid quería ser el dueño de todo. Me bebía todo en los bares. Llegaba a un bar y le pedía al camarero que abriese todo porque me lo iba a beber", confiesa. Todo terminó cuando protagonizó un bochornoso espectáculo en un hotel de lujo: "llegué a orinarme encima en el mejor hotel de mi ciudad mientras estaba realizando el check in de madrugada". Hoy, Cicinho parece ver la luz al final del túnel.




DEJA TU COMENTARIO