El quirófano solo dejaría dos meses fuera a Varane

  • La intervención sería una artroscopia, con un período corto de recuperación
La intervención sería una artroscopia, con un período corto de recuperación
Defensa Central Defensa Central

Los días pasan pero Raphaël Varane sigue sin mejorar. El francés acumula ya tres semanas de descanso, pero su rodilla sigue sin responder como los médicos tenían previsto. Por eso cada la de idea de intervenirle cada vez está ganando más peso en el seno del clu blanco.

 

Carlo Ancelotti comentó hace dos semanas que el cuerpo médico del Real Madrid había decidido que el jugador reposara durante 10 ó 12 días. Sin embargo, el plazo ya ha pasado y el futbolista sigue sin saltar al césped de entrenamiento de Valdebebas, por lo que todo apunta a que acabará el año siendo baja en la plantilla. En este caso el Real Madrid quiere muy despacio y con tiento, ya que no quieren poner en riesgo la salud del jugador. Se le considera un hombre básico para el presente y el futuro del equipo y el objetivo es ponderar muy bien su situación para acabar tomando la mejor decisión.

La cuestión es que la rodilla se le sigue inflamando cada vez que trabaja intensamente con ella. La articulación está respondiendo mal a las cargas de trabajo y le impide desarrollar su día a día con normalidad. Por eso el Real Madrid, en colaboración con el doctor Olmos, jefe de los servicios de traumatología de la clínica Quirón, optó hace unas semanas por seguir un tratamiento conservador de descanso y potenciación muscular y articular. Sin embargo, el mismo no parece estar dando grandes frutos y la opción de volver a pasar por el quirófano empieza a ganar fuerza.

De hecho, el entorno del jugador empieza a considerar la operación como la mejor solución al problema. Y pretenden que sea intervenido cuanto antes, de forma que su recuperación no se demore demasiado. Según señala este martes el diario 'El Confidencial' la operación simplemente sería una artroscopia, una intervención sencilla para limpiar las adherencias que hayan podido quedar en la articulación y cuya rehabilitación no le haría perder más de un mes o mes y medio. Así, si fuera intervenido ya, el jugador podría estar listo en febrero. Por eso esta opción empieza a ganar peso en el pensamiento del club, ya que a idea de esperar está resultando ser bastante estéril.