El caso Mbappé acaba de arrancar: nuevo vuelco al culebrón del siglo

No es ningún vacile: el caso Kylian Mbappé no ha hecho más que empezar.


Kylian Mbappé

Kylian Mbappé




Eso no va a cambiar y se jugará la partida con las condiciones que imponga el Real Madrid. Lo que sí que ha ganado, de forma merecida, es que se siga jugando la partida con su nombre. El caso Mbappé acaba de arrancar, sí, y llevamos desde el 2017 con la corriente de rumores.

La historia es sabida por todo el mundo. Ajeno y no ajeno al fútbol. Es imposible perderse un capítulo de la historia que cambió el mundo del fútbol y el mercado de fichajes. A resumidas cuentas, para no perdernos: un chico de Bondy despunta en el Mónaco y sueña con jugar en el Real Madrid.

El club blanco, en su época dorada, no puede prometerle espacio en su plantilla y decide no lanzarse a por su fichaje. El PSG, más listo (o que así se creen que son), coge las normas del mercado, les da un repaso, y lo consiguen fichar con la treta de la FIFA y esa “opción de compra obligatoria”.

Todo cambió y se jugó en un nuevo escenario. Mbappé empezó a brillar en París y pidió su traspaso en varias ocasiones. Caso omiso desde París y desde Qatar, los que cortan el bacalao. Y hay un punto de inflexión: el momento en el que queda libre. Previamente se llegaron a dar 200 millones de euros por su fichaje, pese a quedar como agente libre, y se llegó a una situación límite en Francia. 

La partida dio un vuelco. El “sí” de Mbappé al Real Madrid fue un “sí” al PSG. Otro gallo cantó. Renovó y lo demás ya es historia. Ahora en Qatar vuelve a las andadas para coquetear con su salida de la Ligue 1.

Mbappé quiere salir de forma inminente

Su entorno cercano filtró que Mbappé no aguanta más. Se siente ninguneado por Al-Khelaïfi y se siente engañado por el entramado qatarí que le prometió fichajes de alto calibre y un proyecto que rodaría en torno a su figura.


El objetivo pasa por ganar la Champions League y ser una leyenda para los parisinos. Desde su prensa más afín asegura que quiere salir tras el Mundial de Qatar. Un Mbappé que está dispuesto a provocar su cláusula de rescisión por todas las falsedades que le han rodeado desde que plasmó su firma. Parece que han pasado 6 años, pero la realidad es que no llegamos ni al año desde que se comprometió para seguir ligado al PSG.

El PSG, inflexible

El PSG, a vueltas con el asunto, reitera su postura: inflexible. No se dejarán doblegar a las primeras de cambio. Presionaron al jugador utilizando la figura de Macron que lo llamó y le pidió de rodillas que siguiera en su país natal mínimo hasta que se proceda a los Juegos Olímpicos de 2024. Fue la firma que terminó arrancando el PSG de Kylian. Lo confundieron en un segundo. 

La vida cambia en apenas segundos y prueba de ello es el caso de Mbappé. Nacido para hacer historia con la camiseta del Real Madrid… y engañando a ese presunto club de su vida.


REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL


“Este no es mi Mbappé”

Palabras textuales que soltó Florentino Pérez cuando estalló el caso: "Este Mbappé no es mi Mbappé. Pero si cambia... La vida da mil vueltas. Yo creo que le han confundido y él es muy joven. Le deseo lo mejor posible para él, no quiero nada malo para él. Pero yo me creía lo del sueño.

Si alguien me dice ahora que fiche a Mbappé le digo tranquilo, que la vida no se ha acabado todavía", comentó en una entrevista para El Chiringuito. Ahora el Real Madrid vigila la situación, pero no lo tiene en la ‘pole’.

El Liverpool, a escena

En el Real Madrid vigilan la situación de Kylian Mbappé y son sabedores de que algo extraño pasó con él. El francés también tiene el interés creciente del Liverpool y algunos grandes de Europa vigilan muy atentos el asunto.

La realidad es que puede ocurrir cualquier cosa y que a principios de diciembre es imposible apostar por el destino del galo en 2023, 2024 o 2025. Las apuestas se vuelven a abrir y el Mundial lo pone en el foco que tanto le gusta. En su salsa. Ha nacido para esto.

Mbappe en el mundial de Qatar: