El Barça se lanza a por Cuadrado