El mensaje optimista de Sergio Ramos

Sergio Ramos ha querido lanzar un mensaje de optimismo a pesar de la situación del Real Madrid en la Liga


Sergio Ramos, El Transistor

Sergio Ramos




La Liga no está perdida
“No es la primera Liga en la que se remontan ocho puntos, yo he remontado más de ocho puntos y hemos sido campeones, por lo tanto tenemos que aprender de estos errores y estos fallos para que no vuelva a ocurrir e intentar sumar los máximos puntos posibles porque con esta diferencia, el Barcelona no está fallando mucho y puede que sí te cueste el título”.

Exigencia en el Real Madrid
“En el Real Madrid todo avanza tan rápido que no hay tiempo para lamentar ni para disfrutar lo que vas consiguiendo, por lo tanto tenemos que centrarnos ahora en la Champions, tenemos el miércoles el partido contra el Tottenham y a partir de ahí a seguir luchando en la Liga”.

Se critica a Marcelo por la derrota
“Hay partidos en los que nos toca recibir y otros que nos tocan halagos. Yo si le soy sincero no he leído ni la prensa. Respeto y entiendo que vivimos en un mundo donde la prensa es familia nuestra”.

Relación con la prensa
“Si no se inventase tanto y se informara de más verdades, que yo no digo que todo sea mentira, pero es verdad que cuando no hay cosas que decir o cosas que vender, siguen saliendo cosas sean verdaderas o no. Quizá eso haya hecho que nos hayamos alejado un poco más”.

No le gusta que se señale a un jugador en concreto
“Siempre he dicho que aquí nunca hay culpables. Aquí, cuando ganas, gana el colectivo y cuando se pierde igual. No hay que recalcar un error ni señalar a nadie, todo lo contrario. Todos siempre podemos hacer un poco más, y yo creo que hubo cosas buenas y quizás en ciertos momentos del partido hay fases que quizás podríamos no haber bajado esa intensidad. Y ellos se beneficiaron en momentos muy puntuales. Pero también le digo, si en la primera parte después de nuestro gol, marcamos las tres o cuatro ocasiones que tuvimos acaban en gol se hubiera visto otro partido”.

Bajón de intensidad
“En ocasiones puntuales, quizás se ha bajado la intensidad y puede ser que el rival lo haya aprovechado. En esas ocasiones puntuales puede ser que ellos lo puedan aprovechar y ellos supieron materializarlas y tuvieron quizá esa pizca de suerte para que acaben en gol. No se le quita mérito al Girona, hizo un buen planteamiento, un buen partido. Nos hizo sentirnos incómodos en algunas fases pero hay que pasar página. No vamos a quedar lamentándonos, el fútbol tiene eso”.

Sensación tras la derrota
“La sensación no es agradable, no es nada buena, porque cuando estás en un club como el nuestro no estamos acostumbrados a perder muchos partidos. No es que desconozcas esa sensación pero es cierto que cuando te toca asumirlo y afrontarlo siempre es de una manera agridulce, muy poco agradable y más sabiendo los objetivos que tenemos, cómo está la Liga. No podemos regalar ni dejarnos puntos por el camino. Y cuando te dejas uno, o tres como esta vez pues te duele”.

Cómo fue el viaje de regreso
“Pues lo normal en el sentido de que cuando se gana se habla mucho más y se plantean otros temas pero en las circunstancias de este domingo, vas haciendo autocrítica a nivel personal, la gente va un poco más en su mundo, con su música, con sus cosas, sus series, sus películas. El míster va viendo repetido el partido para ir sacando conclusiones”.

¿Habla con Zidane en el viaje?
“Es cierto que siempre las cosas que suceden o que se pueden mejorar las comentamos al día siguiente, porque cuando estás en caliente son momentos de tensión donde las cosas no salen. Yo creo que es mejor darle espacio para que cada uno en frío pueda expresar su opinión para darle soluciones a las cosas. También se está creando una bola demasiado grande. La Liga es muy larga”.

Darle vueltas a la cabeza con los fallos
“Hombre, cuando las cosas no salen como uno quiere siempre te queda esa duda, de si en alguna que otra acción se puede hacer alguna cosa más o algún movimiento que quizá no has hecho”.

Habló con su hijo después de la derrota
“Sergio me estaba esperando. Ya le había dicho que habíamos perdido. Él ya entiende a pesar de su edad los conceptos de ganar o perder y me pregunta si he metido gol. Y le dije que no había tocado, que había tocado encajarlos. El fútbol es como la vida, tiene cosas buenas y malas que nos tocan vivir y asumir. Quizá yo diría que he aprendido mucho más de los errores y de los momentos malos que de todo lo bueno que he vivido, que prácticamente no te da tiempo a disfrutar”.