Pedrerol ha cambiado su discurso con Vinícius: la campaña surte efecto

El presentador de 'El Chiringuito' se ha visto obligado a recoger cable


Pedrerol y Vinícius Jr., una relación más que tormentosa

Pedrerol y Vinícius Jr., una relación más que tormentosa




Ya prácticamente nadie considera que Vinícius Jr. es un provocador y que manipula e incita a los rivales para buscar pelea. La campaña de El Chiringuito de Jugones para ir en contra del atacante carioca no ha tenido el efecto que esperaban, y Pedrerol ha sido uno de los principales en buscar el cambio de tónica para 'salvar' el programa y evitar que sus números de audiencia se hundan por completo.

Si antes se daba espacio a críticas tan fuera de lugar e insultos racistas en el programa de MEGA, ahora ha sido el propio Josep Pedrerol el que no ha dudado en llamar al castigo justo y necesario para quienes agreden al '20' del Real Madrid, unos ataques que han justificado y alentado desde el mismo plató. "Cuidemos a los artistas y castiguemos las patadas".

Ahora que su audiencia ha bajado ligeramente por el tóxico discurso de constante ataque hacia un jugador de tan solo 22 añosEl Chiringuito de Jugones está ansioso por capitanear un barco que siempre estuvo dispuesto a torpedear para que se hundiera y seguir sirviendo a la agenda antimadridista que tienen los grandes medios de comunicación.

Este cambio de opinión no convence a nadie: saben de qué van en realidad

Este cambio en la tónica de El Chiringuito de Jugones es una nueva estrategia para intentar hacer ver que el programa da completo apoyo a Vinícius Jr., pero la realidad y su comportamiento en el pasado les desenmascaran. Siempre han sido especialmente duros con todos los insultos racistas que otros jugadores de LaLiga han vivido, especialmente en las dos últimas temporadas.

Sin embargo, cuando Vinícius Jr. fue vejado y humillado en el Civitas Metropolitano, como en tantos otros campos de España, se reían de él y le acusaban de provocador y de que le gustaba ser el foco de atención. Después de tanto tiempo y tantas agresiones y patadas injustificadas, Pedrerol y El Chiringuito quieren subirse al barco del madridismo, pero no hay sitio para ellos.