Cuando utilizas la expresión 'gilipollas', ¿sabes exactamente lo que significa?

Cuando utilizas la expresión 'gilipollas', ¿sabes exactamente lo que significa?

La palabra gilipollas es uno de los insultos más habituales en el idioma español. Pero, ¿cuál es su origen etimológico? ¿De dónde proviene?

Han querido atribuir el origen del término gilipollas a personajes históricos como Baltasar Gil Imón de la Mota, fiscal que durante el reinado de Felipe III intentaba sin éxito colocar a sus hijas, y los cortesanos se burlaban de él diciendo: "por ahí van don Gil y sus pollas".

Es importante tener en cuenta que en el siglo XVII era frecuente referirse con el término pollas o polluelas a las chicas jóvenes.

Por este motivo, los que defienden este origen creen que la frase podría haberse popularizado entonces hasta convertirse en el recurrente insulto que es hoy en día.

Sin embargo, los expertos no dan credibilidad a esta leyenda y coinciden en darle un origen en argot popular de origen gitano.

Concretamente, el filólogo Joan Coromines coincide con la RAE a la hora de atribuir el origen de gilipollas a una palabra caló: "Gilí, 'tonto, memo', del gitano español jili, 'inocente, cándido', derivado de jil 'fresco', jilar 'enfriar'".

De ahí derivarían términos como gilipollas, y eufemismos para evitar la palabra malsonante como 'gilipuertas'.

Polla, que procede del latín 'pullus' (cría de cualquier animal), es una extendida metáfora del pene.

La combinación de ambos términos es similar a la que se produce en otras expresiones groseras para definir a alguien como corto de entendederas, como 'tonto del culo', o que no piensa precisamente con su cerebro sino con otro órgano.


Comentarios