¿Qué es la misofonía?

¿Qué es la misofonía?
  • Salud |

La misofonía es un curioso trastorno que consiste en que ciertas personas tienen reacciones especialmente fuertes y negativas a sonidos que emiten habitualmente los seres humanos como respirar o masticar.

El término misofonía quiere decir ‘odio al sonido’, aunque ni mucho menos todos los sonidos suponen un problema para las personas que padecen esta extraña sensibilidad acústica.

Muchos sonidos de la vida cotidiana, como las bocinas de los coches o las tubos de escape de algunas motos, son molestos para la mayor parte de los humanos.

Sin embargo, las personas que sufren misofonía reaccionan muy mal ante sonidos inocentes como chasquear los labios o la respiración de otro ser humano, y pueden reaccionar con ansiedad, pánico y rabia.

Todavía no se han descubierto medicamentos ni tratamientos específicos para la misofonía, sin embargo, las personas que la padecen han conseguido desarrollar mecanismos para adaptarse y poder aliviarse como:

-    Utilizar auriculares para no escuchar ciertos sonidos

-    Usar tapones en los oídos para limitar la audición

-    Sentarse en los sitios públicos en rincones apartados

-    Practicar la meditación y la relación

-    Apoyarse en la ayuda de un terapeuta

-    Explicar su problema a las personas de su entorno

Síntomas

Tanto los hombres como las mujeres pueden llegar a desarrollar misofonía a cualquier edad, aunque lo habitual es que los síntomas se inicien en la infancia tardía o la adolescencia.

Los primeros episodios de misofonía suelen desencadenarse con un sonido en particular, aunque con el tiempo pueden añadirse nuevos sonidos.

Los síntomas de la misofonía son simples: reacciones excesivas ante sonidos habituales e inocentes.

Las personas que padecen misofonía suelen experimentar las siguientes reacciones, según apuntan diversos estudios:

-    Tensión muscular

-    Presión en todo el cuerpo

-    Aumento de la temperatura del cuerpo

-    Un latido cardíaco más rápido

-    Aumento de la presión sanguínea

Un estudio ha determinado que el 52,4 % de las personas que padecen misofonía podrían ser diagnosticadas también con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo (TOC).



Comentarios