Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nadal, condicionado por su dolencia abdominal, aguarda a Monfils

EFE EFE

Una sobrecarga abdominal, que le impide, sobre todo, servir con normalidad además de condicionar otros movimientos, lleva a maltraer al español Rafael Nadal, sometido otra vez a restricciones físicas a la hora de afrontar la acometida del último Grand Slam de la temporada.

Las dolencias que padece el jugador, reabiertas públicamente tras ser atendido en el duelo contra Nicolás Almagro, coartan la realidad de las expectativas de Nadal en Nueva Yorkl, que hoy se entrenó sin forzar en vísperas del enfrentamiento con el francés Gael Monfils, su próximo adversario en el camino hacia los cuartos del torneo.

Nadal se entrenó a media mañana. Intercambió golpes con un júnior local en la cancha de entrenamiento más alejada del Centro Nacional de Tenis Billie Jean King. Cerca de noventa minutos se ejercitó el balear, supeditado a la atención de su tío Toni, que conversó con el tenista durante varias fases de la sesión, y de su fisioterapeuta Rafael Maimó, atento a sus gestos.

El número tres del circuito no ensayó el saque, el aspecto del juego que le trae a maltraer desde hace tres semanas, cuando empezó a sentir, en Cincinnatti, el dolor en la zona abdominal. Nadal estuvo sin ejercitar el servicio durante la primera semana de estancia en Nueva York, antes del inicio del torneo. Y Toni Nadal confirmó, tras el duelo contra el alemán Nicolas Kiefer que pruebas médicas habían desvelado que tenía "algo".

Tras el encuentro contra su compatriota Nicolás Almagro, que sacó con solvencia pero de forma incómoda, Nadal ocupó el tiempo en aliviar la zona dañada con mesoterapia y máquina.

Después, tomó contacto con la pista, pero por "precaución" no forzó para ensayar el servicio. "Tiene una sobrecarga. Está molesto. Pero está bien", tranquilizó Maimó tras la sesión de entrenamiento. El encargado de reanimar los músculos del tenista rechazó que fuera "una contractura o algo más" lo que padece Nadal, que tendrá una exigencia mayor en el primer partido de la segunda semana de competición.

Más que el francés Gael Monfils, que superó al español al inicio de temporada, alerta el propio estado físico de la tercera raqueta del circuito.

"Me siento un poco mal, pero intentaré recuperarme a tiempo para mi próximo partido", dijo Rafael Nadal en la cancha nada más terminar el partido contra Almagro.

El tenista parisino, decimotercero del mundo, demandará más esfuerzo del balear, con el que ha jugado en cinco ocasiones. En cuatro de ellas se impuso Nadal, incluida la más reciente, en Rotterdam. Pero Monfils, verdugo del argentino José Acasuso, del alemán Andrew Beck y de su compatriota Jeremy Chardy, le superó en Doha.

"Monfils es un jugador muy rápido con un gran servicio. Nos conocemos los dos. Le he ganado unas veces y él a mí una, pero es siempre un oponente duro. Es un jugador muy, pero que muy rápido, con un gran servicio. Es muy atlético, así que será un partido duro", indicó Rafael Nadal sobre su próximo adversario.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información