Salud


¿Es verdad que con el frío es más fácil engordar?

No, sino más bien todo lo contrario. Según un grupo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), la exposición habitual a un frío moderado puede favorecer el gasto de energía corporal y la consiguiente bajada de peso. Para lograr sus resultados, los científicos holandeses trabajaron durante más de 10 años analizando los efectos de las frías temperaturas en el cuerpo humano. Así, descubrieron que los voluntarios del estudio aumentaron su porcentaje de grasa parda tras estar 6 horas al día durante 10 días a una temperatura de 15ºC. Esta grasa se caracteriza por ayudar a perder peso, ya que quema energía para mantener una temperatura corporal adecuada.

Por ello, la conclusión que se puede extraer es que el trabajo que hace el organismo para rebajar este frío puede suponer un gasto de energía de hasta el 30% de lo presupuestado para todo el cuerpo. De ahí que, además de hacer ejercicio, también sea recomendable acostumbrarse a pasar más tiempo a una temperatura moderadamente baja, lo que ayudará a protegernos de la obesidad y a ser menos vulnerables a cambios repentinos en la temperatura ambiente. Y es que estos científicos también aseguran que con el tiempo el cuerpo se acaba adaptando a entornos más fríos, por lo que no siempre hay que huir de los sitios que no tengan una buena calefacción.





Estos temas también te interesarán: Ciencia_frio_maastricht_grasa Corporal_afectar_temperaturas_grasa Parda_gasto_energia

Comentarios