Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Coulthard exprime el motor a su tercera carrera

  • Red Bull decide estirar la vida del propulsor una carrera más de lo que marca el reglamento
Defensa Central Defensa Central


Un hecho insólito tendrá lugar en el Gran Premio de Hungría del próximo fin de semana. La escudería Red Bull ha decidido no cambiarle el motor a su piloto David Coulthard a pesar de que el propulsor puede ser reemplazado, tal y como marca el reglamento. El motor Renault del monoplaza del escocés participó en las carreras de Silverstone y de Hockenheim, pero la escudería va a intentar estirar su vida útil un Gran Premio más, el de Hungría, para poder estrenar propulsor de cara a los dos durísimos tests que tendrá a continuación: las carreras de Spa-Francorchamps y Monza, dos circuitos que castigan sobremanera la parte mecánica de los vehículos.

No es una cuestión de ahorrar gastos, sino de tener más posibilidades de tener toda la potencia disponible en dos circuitos endiabladamente rápidos y ahorrarse el cambio durante el GP de Hungría, que se disputa en el revirado circuito de Hungaroring, tan lento que los pilotos apenas pisan a fondo durante la carrera.

Fabrice Lom, el responsable de los motores Renault dentro de Red Bull, asegura que "no es una decisión tomada a la ligera. El motor de Coulthard no tiene mucho kilometraje y estamos convencidos de que no tendrá problemas de fiabilidad. Es más, teniendo en cuenta que nuestros pilotos, ahora mismo, deberían cambiar de propulsor en Grandes Premios alternos, el tomar esta decisión nos facilitará la vida en términos logísiticos". Anda, que como el Red Bull de Coulthard carbure, más de uno se va a dar con un canto en los dientes...
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información