Ciencia


¿Puede el sonido convertirse en una droga?

¿Puede el sonido convertirse en una droga?

I-Doser es un software de reproducción de sonido capaz de generar pulsos binaurales, es decir, ondas de frecuencias muy parecidas pero sutilmente diferentes en cada uno de los oídos. Si bien no hay estudios científicos concluyentes aún, los desarrolladores del programa aseguran que tales ondas pueden estimular determinados estados mentales de consciencia, generando efectos parecidos a los que provocan algunas drogas. En consecuencia, más de un millón de personas se lo han descargado ya para intentar comprobarlo de primera mano.