Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid juega a la ruleta rusa y gana

  • Los blancos pudieron dejar escapar un partido de grandes altibajos en ambos conjuntos
Brose Baskets 86-90 Real Madrid
Diego Vargas - La Crónica Diego Vargas - La Crónica

El Real Madrid tiró una moneda al aire y le salió cara. Es el mejor resumen que puede hacerse de un partido que el equipo blanco ganó en Alemania (86-90) a pesar de estar muy espeso durante gran parte del encuentro, con pájaras que le pudieron costar el encuentro en los últimos instantes.

La Euroliga es una competición en la que cualquiera te puede 'sorprender'. El nivel de los equipos es tan alto que el campeón de Europa puede comenzar un encuentro con un parcial en contra de 10-0, por ejemplo. Eso es lo que le pasó al Real Madrid, que en los primeros minutos de partido estuvo desacertado y vio como el Brose Baskets le endosaba un parcial tan inesperado como peligroso. Laso tuvo que pedir tiempo muerto y, por suerte, los blancos se empezaron a reponer rápidamente. Dos triples consecutivos de Sergio Llull, un tercero de Maciulis y un cuarto de Jaycee Carroll recortaron las diferencias, pese a que los locales seguían anotando (16-12). El equipo germano logró frenar al Madrid y volverse a escapar a 8, pero cinco puntos de Felipe Reyes antes del final del primer cuarto, con triple incluido casi sobre la bocina, dejaban el resultado en un esperanzador 26-23.

Al inicio del segundo cuarto llegaba la primera ventaja para el Real Madrid. Sergio Rodríguez se puso el disfraz de mago para dar tres asistencias consecutivas, dos a Augusto Lima y una a Reyes. El brasileño completaba la remontada momentánea con seis puntos en los primeros instantes del segundo acto, a los que añadió otros dos con un alley oop con el Chacho tras un triple del capitán. Entre los dos pívots, Lima y Reyes, el marcador del encuentro era de 6 para los blancos (31-37). Brose Baskets tampoco iba a tirar la toalla tan pronto, y logró apretar el partido hasta el punto de que al descanso el resultado era de 45-46 gracias a un nuevo alley oop entre Sergio Rodríguez y Taylor.

La segunda mitad del encuentro fue una continua montaña rusa. El Real Madrid comenzaba fuerte, escapándose nuevamente en el marcador gracias a un 2 1 y un triple de Llull y una canasta de Gustavo Ayón. Un nuevo triple de Carroll daba a los blancos una ventaja de 10 que parecía empezar a ser importante para los blancos. No obstante, una mala gestión de los ataques y el acierto del Brose iba a poner de nuevo el partido en el aire. Tres triples seguidos anotaron los alemanes para acercarse a 56-59, una diferencia de 3 que fue aumentada a 7 antes de que finalizara el tercer cuarto gracias de nuevo al acierto de Llull, Maciulis y Ayón.

El final del partido iba a terminar de ser de locura para los blancos, que después de acumular esta ventaja volvieron a estar por debajo. Un parcial de 12-2 para los locales ponía el partido cuesta arriba para los de Pablo Laso, que se desesperaba en la banda. Al final, los blancos supieron gestionar los minutos finales para entrar al último minuto con ventaja. Otra pérdida en ataque pudo costar el partido, pero un gran tapón de Ayón y Felipe Reyes, el mejor del partido junto a Sergio Llull, dieron una agónica victoria al Madrid. Los blancos volvieron a jugar a la ruleta rusa por Europa y esta vez ganaron.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información