Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El brillante debut europeo del iurbentia Bilbao se quedó sin premio

  • BALONCESTO-EUROCOPA
BALONCESTO-EUROCOPA
EFE EFE

El brillante debut del iurbentia Bilbao Basket en la Eurocopa de esta temporada se ha quedado al final sin el premio que sin duda ha merecido el equipo bilbaíno, que ha caído en el penúltimo peldaño de la competición y, debido a ello, sin el premio de asegurarse el retorno a un torneo continental.

Una victoria ante el Khimki ruso en semifinales le hubiese asegurado al equipo de Txus Vidorreta regresar a la Eurocopa y aspirar incluso a la plaza de Euroliga que se otorga al campeón, pero se quedó a 40 minutos de conseguir lo que ahora tendrá que intentar vía liga ACB, algo que se le presenta complicado a la vista de la posición en la que se encuentra y del calendario al que tiene que hacer frente.

Así, la segunda competición continental no le ha premiado al equipo vasco su espléndida fase clasificatoria, en la que los números le daban la condición de mejor equipo entre la Fase Regular y la decisiva de los Last16. Tanto en una como en otra acabó como campeón de grupo, por delante en la primera del Hemofarm Stada serbio y en la segunda del Lietuvos Rytas, ambos semifinalistas también en Turín.

La primera fase del iurbentia fue ejemplar. La inició con un triunfo en casa ante un Hemofarm que no fue capaz de aprovecharse de su condición de novato y la cerró con un pleno de victorias. De todas ellas, destacó la que logró en Pogdorica (Montenegro) remontándole 13 puntos en el último cuarto al Buducnost.

De la segunda también le quedan a Vidorreta y sus jugadores un triunfo memorable, el que logró por 20 puntos de diferencia en Charleroi frente al Spirou y le allanó el camino hacia la Final entre Ocho. Un triunfo final en La Casilla por más de los dos puntos por los que cayó en Vilnius contra el Lietuvos le permitió presentarse en Turín como campeón de grupo, una condición que solo el iurbentia fue capaz de hacer valer en cuartos de final.

La victoria inicial frente al Zadar, que se complicó por momentos tras un inicio arrollador, le metió en unas semifinales que se antojaban claves para ver si el conjunto vasco podía ser el campeón. Pero una buena noche de acierto en el tiro de un equipo con una plantilla casi al completo ex-NBA y llamado a pelear por todo en Europa acabó con su sueño y con el enorme premio que conllevaba.

Esa derrota, no obstante, no empaña la trayectoria ejemplar del iurbentia Bilbao durante todo el torneo, en el que dejó claro que no se desvía ni un milímetro de la línea de prestigioso crecimiento que está llevando a cabo desde que naciera hace nueve años probablemente con bastantes menos pretensiones de las que se está pudiendo permitir al inicio de cada temporada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información