Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid muere ahogado en la orilla

  • Los de Messina no pudieron certificarse para la final pese a llegar a ponerse por delante en el último cuarto
Caja Laboral 64 - 56 R. Madrid
Agencias - DC Agencias - DC

El Caja Laboral venció (64-56) al Real Madrid en el quinto y definitivo partido de su serie de semifinales de la ACB, lo que le otorgó el billete para la final de la ACB, en la que se medirá al Regal Barcelona después de haberse recuperado de las dos derrotas sufridas en Vistalegre.

Los de Dusko Ivanovic, sobre los que planearon todas las dudas tras sus derrotas en el coso madrileño, supieron regenerarse y apagar a un conjunto blanco que, de la mano de Llul y Felipe, nunca arrojó la toalla. Al final, Splitter, como siempre, fue el timón, el faro que sirve a los vitorianos para alcanzar sus mayores cotas. El pivot brasileño --elegido 'MVP' de la temporada regular-- demuestra partido tras partido que la élite del baloncesto europeo se le queda pequeña. Sus miras deben estar al otro lado del atlántico, en la NBA, donde no tiene nada que envidiar a los mejores '5' del mundo. En el envite que lo decidió todo finalizó con 18 puntos y 26 de valoración.

Aupados por un Buesa Arena eléctrico y por las ganas de reconstruir su mancillado orgullo tras dos derrotas, el equipo baskonista saltó a su parqué sin conceder nada, haciendo gala de su espectacular tiro exterior y dejando un (17-6) en el marcador que pareció allanar el choque. Pero el Real Madrid es otro, muy distinto desde que Tomic y Llul han cogido las riendas. Las jóvenes estrellas de los de Messina no se dieron por vencidos y ayudados por Felipe recortaron distancias, haciéndole ver a los vascos que para nada iba a ser un paseo, tuvieron que trabajar y mucho para acabar doblegándoles.

CAJA LABORAL: Huertas (8), Splitter (18), San Emeterio (7), Oleson (5) y Teletovic (10) --cinco inicial--, Herrmann (4), Palacio (-), Ribas (-), Eliyahu (10), Golubovic (2), English (-).

REAL MADRID: Prigioni (3), Bullock (4), Velickovic (6), Reyes (13) y Tomic (7) --cinco inicial--; Llull (13), Lavrinovic (4), Jaric (1), Vidal (3) y Van den Spiegel (2).

PARCIALES: 18-12, 10-11, 18-20 y 18-13.

ÁRBITROS: Martín Bertrán, García Ortiz y Pérez Pizarro.

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena. 9150 espectadores.

LOS TRIPLES CONDENAN AL MADRID

El segundo cuarto lo marcó el miedo a fallar. Con la mente en cometer los menores errores posibles, ambos equipos se dedicaron a tantearse, como si se hubieran estudiado poco durante las últimas dos semanas y necesitaran saber, aún más, las grietas de su rival. Tras la reanudación, se vio al equipo que quiere Messina. Un equipo rápido, vertiginoso y que no especula. Una canasta y tiro adicional de Felipe, unida al buen hacer de Llul, consiguió que el luminoso reflejara un 34-32 a falta de 15 minutos por jugar y con Splitter con tres faltas personales.

El último parcial sirvió para que el Real Madrid creyera con más fuera tras ponerse por delante por primera vez en el partido 46-47 cuando quedaban nueve para el final. Pero un tiempo muerto de Ivanovic sirvió para amasar al rival y volver a dar cuerda a los suyos. Un par de triples imprecisos de Llul acabaron por condenar a los suyos, que vieron como se les fue el partido de las manos. Al final el Real Madrid cierra una temporada sin títulos en la que sólo ha estado en la final de Copa, donde cayó ante el Regal Barcelona, que será el rival del Caja Laboral a partir del próximo jueves. Tercera final consecutiva entre ambos y factor cancha a favor del campeón de Europa y vigente rey del baloncesto nacional.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información