Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un gran Tomic no fue suficiente

  • Los 20 puntos del croata no impiden que el pase a la Final Four se vaya a decidir en La Caja Mágica
PE Valencia 81 - 72 R. Madrid
Agencias - DC Agencias - DC

El Power Electronics Valencia ganó por 81-72 al Real Madrid en el cuarto partido de los cuartos de final de la Euroliga por lo que ha forzado el quinto y definitivo encuentro de la serie, que se jugará la próxima semana en la Caja Mágica de Madrid.

El equipo valenciano jugó con menos fisuras que su rival y pasó encima de su rival en el final del tercer cuarto y en el inicio del último, guiado, otra vez, por un excepcional Cook. El Real Madrid tendrá que esperar unos días más si quiere acabar con la sequía de 15 años sin acudir a una 'Final Four'. En el primer cuarto se impusieron los equipos por encima de las individualidades. El Real Madrid saltó a la cancha mucho mejor que en el último partido, mientras que el Power no estuvo tan clarividente buscando el aro contrario como el pasado martes.

81 - POWER ELECTRONICS: Cook (16), Martínez (10), Pietrus (6), Javtokas (12) y Savanovic (12) --cinco inicial-- De Colo (12), Lishchuk (6), Richardson (7).

72 - REAL MADRID: Prigioni (11), Llull (9), Suárez (3), Reyes (6) y Tomic (20) --cinco inicial-- Velickovic (4), Fischer (2), Tucker (14), Mirotic (3), Vidal (-),

ÁRBITROS: Mitjana (ESP), Hierrezuelo (ESP) y Lottermoser (ALE). Sin eliminados.

PABELLÓN: Fuente de San Luis. Lleno con 9.200 espectadores.

Molin colocó a Prigioni como perro de presa de Rafa Martínez para evitar disgustos. Mientras que Pesic trató de que su equipo incrementara la intensidad defensiva, sobre todo en las líneas de pase. Con tantas precauciones por parte de ambos conjuntos, el choque se movió con distancias cortas. Locales y visitantes aplicaron la táctica del espejo, hacer lo mismo que hacía el contrario. Si el Real Madrid metía una de tres puntos, el Power Electronics se la devolvía. Si un equipo la perdía en ataque, el otro, sin querer, repetía lo mismo. Tomic volvió a hacer daño en la pintura del equipo local y ni Lishchuk ni Javtokas pudieron pararlo.

El Real Madrid tuvo su mayor ventaja a punto de llegar al descanso cuando en el marcador campeaba el 31-36. Sin embargo, ahí emergió Cook, el mejor de su equipo en la primera mitad. El base 'taronja' le endosó dos triples consecutivos, que unidos a otro sobre la bocina de Rafa Martínez, dejaron el 40-38 con el que los jugadores se fueron al vestuario. El conjunto blanco arrancó el segundo tiempo con un parcial a su favor de 0-8, gracias a dos triples de Prigioni que le dieron oxígeno ante un Power que había salido frenado. A base de defensa, los de Pesic se mantenían en el partido a duras penas.

Un parcial de 14-0 mata al Madrid

Cuando el equipo local se acercaba un poco, su rival respondía con un triple que acaba con sus esperanzas de darle caza. Sin embargo, el trabajo defensivo empezó a dar sus frutos y el Power cerró el tercer cuarto con un parcial de 10-0 a su favor, para colocar el 59-55 en el luminoso. El último tramo del choque se afrontó un con un conjunto valenciano al alza y un Real Madrid atascado. El parcial se amplió hasta el 14-0 a favor de los naranjas que encontraron muchos huecos en la blanda defensa blanca.

Cook asumió el mando de las operaciones ante un Real Madrid del que solo tiraba Tomic y sus puntos. Demasiado poco para un equipo que quería resolver en Valencia y no deseaba volver a Madrid donde se tendrá que jugar el pase a la 'Final Four'. A los de Molin les entraron las prisas por recortar el colchón de nueve puntos que había logrado el Power, lo que propició pérdidas inocentes de balón. Su rival estuvo mucho más centrado y sólido en los momentos clave del encuentro.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información