Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Juvenil perdió por el camino una Copa que tenía en el bolsillo

  • Derrota en la prórroga por 3-4 ante el Atlético tras haber tenido dos goles de ventaja
El Atlético Juvenil se ha proclamado campeón de Copa ante el Real Madrid El Atlético Juvenil se ha proclamado campeón de Copa ante el Real Madrid
El Juvenil A se hundió a partir del descanso y encajó tres goles
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Juvenil A ha perdido (3-4) este domingo la final de la Copa del Rey de su categoría ante el Atlético de Madrid. Los de Santiago Solari cuajaron una magnífica primera parte y lograron ponerse con una ventaja de 3-1, pero tras el descanso se hundieron y permitieron que los colchoneros igualaran el duelo y lo decidieran en la prórroga con un gran gol de vaselina. Por lo tanto, se trata de la tercera final perdida consecutiva por el conjunto blanco, mientras que los vecinos lograron su primer título en más de cincuenta años.

El partido fue apasionante y tuvo tramos muy diferentes entre sí. De hecho, los atléticos lograron adelantarse en el marcador en el minuto 13 tras un error de Manu Hernando que aprovechó Moya para servirle el gol en bandeja a su compañero Zaka. Sin embargo, el Real Madrid no acusó el golpe y mantuvo su idea de juego, por lo que su fe no tardó en tener justo premio.

Y es que en ocho minutos de ensueño - del 18 al 26 de partido - el filial merengue dio la vuelta al marcador e incluso puso dos goles de ventaja. Achraf sirvió los dos primeros para que Garci y Mario superaran en el área a San Román, mientras que el propio Mario amplió la ventaja con el tercero desde el punto de penalti tras una clara falta de Alberto sobre Fidalgo.

La ventaja tranquilizó al Real Madrid, pues el equipo a partir de ese momento se limitó a intentar controlar el partido sin demasiados sobresaltos. Sin embargo, el panorama cambió tras la reanudación. El Atlético saltó al césped con muchas ganas y buscando recortar la diferencia, algo que hizo en el minuto 52 tras una buena jugada de Toni Moya. El filial madridista pasó por momentos muy malos en los que se vio desbordado por el ataque rival y a cambio sólo lograba alguna tímida ocasión, así que solo fue cuestión de tiempo que los rojiblancos igualaran la contienda.

De nuevo fue Moya el encargado de superar a Luca Zidane. El talentoso jugador recibió con espacio en la frontal del área y tuvo tiempo suficiente para cruzar el balón al palo madridista. Quedaban algo menos de 10 minutos y el Madrid estaba claramente cuesta abajo mientras que su rival no dejaba de crecer en el partido. De hecho el guión no cambió demasiado en la prórroga, pues en el minuto 96 un fallo en la salida del balón de Dani Hernández dejó el balón en los pies de Solano. Este levantó la cabeza desde fuera del área, vio adelantado al portero merengue y le superó con una maravillosa volea para poner el 3-4 en el marcador.

A partir de ahí el Madrid intentó tener el control del balón, pero sin encontrar los espacios suficientes para sorprender al Atlético, mucho más tranquilo y replegado. Incluso Nacho Heras pudo poner el quinto para su equipo tras un remate de cabeza que se estrelló en el palo. Sin embargo, el resultado no se movió más y el Juvenil A merengue cerró la temporada en 'blanco' y con una nueva decepción copera.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información