Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Una Real fábrica de porteros (I)

  • DC descubre en exclusiva la Escuela de Porteros del Real Madrid en un extenso reportaje con tres capítulos. Hoy, los orígenes, el funcionamiento y los entrenadores de la Escuela
DC analiza en exclusiva la Escuela de Porteros del Real Madrid en un extenso reportaje
Alberto Piñero - El reportaje Alberto Piñero - El reportaje

Porteros como Zamora, Agustín, Betancort, García Remón, Miguel Ángel, Buyo, Cañizares o el propio Casillas forman parte ya de la Historia del fútbol español. Y han entrado en ese Libro de Honor defendiendo la meta del Real Madrid, un club que guarda una tradición de cancerberos excepcional y que quiere seguir manteniéndola intacta, cuando no agigantarla. Para ello precisamente el club blanco creó la Escuela de Porteros en el año 2004, una auténtica fábrica de guardametas que les descubrimos en exclusiva en Defensa Central en un laborioso reportaje que contará con tres capítulos. Hoy, los orígenes, el funcionamiento y los entrenadores de la Escuela.

 

Los integrantes de la Escuela

De izq a dcha: Juan Canales, Roberto Vázquez, Miguel Ángel, José Luis Diezma

En la actualidad, la Escuela suma ya seis años de experiencia desde que dio sus primeros pasos, y a su cargo hay cuatro especialistas de excepción, todos con un bagaje bajo los palos. El propio Miguel Ángel, que fue cancerbero madridista durante la friolera de 19 años y entrenador de porteros del primer equipo, es el coordinador de los entrenadores de porteros. A su lado está Roberto Vázquez, “un enamorado de la portería” como dicen desde la propia Escuela, que es el encargado de la metodología y planificación de los ciclos de entrenamiento. Ambos cuentan con la inestimable ayuda de José Luis Diezma y Juan Canales, ex porteros del Real Madrid y del Deportivo de la Coruña este último, que además de ser el entrenador de porteros del RM.Castilla, también entrena a los Juveniles un día a la semana y a los Infantiles otros dos días. Por su parte, tras formarse en la cantera blanca y militar dieciséis temporadas como portero en la élite de nuestro país, Diezma es ahora el entrenador del Cadete B, además del entrenador de porteros del Juvenil C.

Aparte de estos cuatro profesionales, la Escuela también cuenta con la aportación de Diego Orozco, portero del Juvenil A, que también entrena a los Alevines y los Benjamines. Entre todos ellos se encargan de formar a los porteros de la cantera madridista de una manera unificada. Los tiempos han cambiado, un portero ya no sólo debe parar y no vale con aquellos ejercicios arcaicos de preparación, por eso en el Real Madrid también cambió la manera de entrenarse y de organizarse, otorgándoles mucho más valor ahora a los guardametas blancos. “La relación con el club es inmejorable, nos sentimos muy apoyados desde arriba” afirman además desde la Escuela de Porteros.

¿Cómo son los porteros que ‘fabrica’ la Escuela?

Roberto, en un entrenamiento con los Juveniles

La Escuela nació de “la idea de transmitir lo que uno sabía, porque antes éramos mucho más autodidactas”, como recuerda Miguel Ángel. “Era una necesidad, en el club lo aceptan extraordinariamente y con la llegada de Luis Llopis lo estructuramos de esta manera; es una escuela para transmitir lo que es un portero del Real Madrid, para que todos salgan con el mismo nivel, el mismo estilo y la misma concepción del fútbol”. Dentro de esos cánones, desde la Escuela se trata de que los chicos mejoren la técnica, pero también hacerles ver que ya no vale sólo con parar, sino que tienen que tener también un conocimiento del juego para que estén dentro del colectivo, que sepan leer un partido. Además, el Real Madrid no es un club cualquiera. “Esta entidad tiene que ser un ejemplo en muchas cosas, hay que saber comportarse, saber perder y saber ganar, y eso hay que recuperarlo porque en parte se ha perdido” confiesa Miguel Ángel. “En un partido no van a participar como en otros equipos, tendrán dos o tres acciones nada más y deben tener una gran fortaleza mental y una gran concentración” puntualiza además Diezma. “Sería importante para el club que cuando estos porteros salieran del Real Madrid, cualquier entrenador supiera de dónde vienen” apostilla Canales, que en su momento ya fue el fichaje más caro del Deportivo cuando salió del Real Madrid.

A día de hoy, en la cantera del Real Madrid se trabaja con veintiocho porteros además de Antonio Adán, tercer portero del primer equipo aunque juega con el RM. Castilla. Según aseguran desde la Escuela, esta organización y este trabajo tan específico está dando los frutos deseados, y una de las mejores muestras está cuando los porteros llegan a categorías avanzadas. “Aquí siempre hubo grandes entrenadores de porteros como Manolo Amieiro o Luis Llopis, pero los propios jugadores seguro que lo han notado” apunta Roberto. “Ya tienen unas enseñanzas desde abajo y no se les tiene que insistir tanto. Cuando llega un portero de otro lado, le notamos una falta de entrenamiento importante. Comparado con los nuestros, tienen que ser en calidad muy superiores para ser mejores que los que hay aquí” confiesa Miguel Ángel. Y es que en ocasiones se han ejercido también funciones de captación junto al departamento de ojeadores, aunque no es lo habitual.

El entrenamiento específico

Respecto al método de entrenamientos de la Escuela de Porteros, todo comienza en la pretemporada, como cuenta Roberto. “Antes de cada temporada nos reunimos los entrenadores para darle un sentido a la planificación y comentar el trabajo a realizar con cada categoría durante el año. Una vez llegado a un consenso, se marcan las líneas de entrenamiento a seguir, así como la organización de horarios junto a la dirección de formación, con la que hay un contacto permanente. A nivel de Castilla y Real Madrid C es un poco más profesional; el resto de la cantera se dividen los ciclos por categorías y entrenamos con ellos completamente en solitario durante un par de días a la semana al menos”. En esas jornadas, además de mejorar la técnica -una de las obsesiones de Miguel Ángel-, se pretende recrear “situaciones que se plantean en los partidos, que el portero esté integrado en el juego del equipo y sepa leer las distintas opciones de juego del equipo contrario, así como que ofensivamente es el primer atacante”.

Al comienzo de la campaña de hecho, y sobre todo con los recién llegados a la disciplina del Real Madrid, los entrenadores se encargan de repartir una documentación entre sus porteros. Documentación entre la que se encuentra el reglamento y una serie de pautas de actuación ante determinadas acciones de un partido. Luego durante la temporada, los porteros se someten a unos exámenes para comprobar si han asimilado los conceptos. “Es muy gracioso, porque ellos se lo toman como si estuvieran en el colegio, pero es una forma distinta de que recuerden lo que les queremos explicar. Hay veces que en el campo están pensando en otras cosas y no se enteran” justifica Miguel Ángel. También durante la temporada, todos pasan una serie de tests técnicos al inicio y final de cada ciclo de entrenamiento para ver cómo han asimilado los conceptos trabajados. “Luego vemos si los mejoramos, y eso les ayuda a sentirse más seguros” confiesa Canales.

Como bien decía Casillas en un anuncio, sentirse seguro es vital para un portero, y en ello influye mucho la fortaleza mental de cada guardameta. “El fallo del portero se ve mucho más” reconoce Canales, “y en ese sentido si le podemos ayudar siempre lo haremos. A lo mejor después de un fallo interesa cambiar un entrenamiento para reforzar la moral del portero por ejemplo”. Como apoyo, hay un departamento de psicología con el que se está “en permanente contacto”, pero eso sí, siempre se intenta tender hacia la normalidad. “De lo que más van a aprender es de sus propias vivencias. Están cargando la mochila y eso les permitirá ser más fuertes en el futuro” puntualiza Diezma.

Para que puedan absorber todas las enseñanzas que les quieren transmitir desde la Escuela, se crean carpetas documentales de cada portero que permiten enseñarles su evolución tanto en entrenamientos como en partidos, para que luego los cancerberos se vean a sí mismos. “Según van progresando, ellos mismos se dan cuenta de que necesitan más. Hubiera sido una suerte que nosotros tuviéramos a alguien que nos hubiera dicho cómo hacer las cosas”, recuerda Canales. “Ellos tienen mil inquietudes y hay que darles respuesta. Así valoramos la actuación del portero en todas las situaciones, tratamos de mostrarles sus errores y aciertos, además es importante que aprendan que los goles no se los meten a ellos sino que es una responsabilidad compartida con todo el equipo” explica Roberto.

Luego, todo ese trabajo de formación se pone en conocimiento de los diferentes entrenadores de los equipos, con los que hay también un permanente contacto. “La decisión a la hora de hacer alineaciones es siempre del entrenador, pero toda la información que les podamos dar siempre les servirá” apunta Roberto. “Además, a nosotros también nos interesa saber la opinión de los técnicos, porque aparte de los entrenamientos, también hay que extraer sensaciones de los partidos, de cuando están en competición” aclara además Canales.

Los entrenadores se ‘mojan’ en los debates sobre porteros

 

Como se puede comprobar, la figura del portero es excepcional dentro de un equipo, pues sus labores y características son radicalmente distintas a las del resto de jugadores, y es por ello que Defensa Central le pidió a los entrenadores de la Escuela de Porteros que se ‘mojaran’ en esos debates que rondan permanentemente en el imaginario futbolístico para así llegar a comprender el concepto de portero que existe en la Fábrica del Real Madrid. El resultado no pudo ser más unánime.

Para ellos, un portero nace portero, aunque luego tenga que trabajar esas cualidades innatas. “Lo primero que hay que hacerle a un niño es preguntarle si le gusta el fútbol, porque tiene que disfrutar de esto todos los días de entrenamiento” destaca Miguel Ángel al respecto. Hoy en día debe saber jugar con los pies, e incluso Miguel Ángel puntualiza que debe saber “con los dos pies”. “Así transmitirá seguridad a sus compañeros, pero también a la grada… en el Bernabéu cuando oyes el runrún de la afición cuando te llega un balón, da miedo”. Un guardameta no tiene por qué ser alto para ellos, “o es bueno o no lo es, independientemente de su altura” apunta Diezma. Y lo que sí que debe ser es el líder del equipo. Cuestionados sobre si un portero lo podía parar todo, surgen más opiniones. De hecho, Miguel Ángel asegura no creer en la palabra ‘imparable’ incluso, pero se consensúa que “no lo puede parar todo si está solo”, como bien dice Roberto.

Los mejores porteros y las mejores paradas

Donde también hay un intercambio bonito de opiniones es cuando se les pregunta sobre los mejores porteros que han visto. Todos coinciden en el gran nivel de guardametas que hay en España, haciendo especial hincapié en porteros como Valdés, Palop, Reina o Diego López, y sobre todo, en el gran referente que supone Casillas, Eso sí, Miguel Ángel hace valer su experiencia a la hora de mentar cancerberos. “Los mejores en mi época eran los españoles. José Ángel Iribar era excepcional, muy sobrio. Gordon Banks tenía unos reflejos extraordinarios. Los alemanes como Sepp Maier o Schumacher se sabían vender bien. Y a mí me gustaba mucho Maric”.

Respecto a la mejor parada que recuerdan, la anécdota es que tanto Roberto como Canales y Diezma coinciden en nombrar la de Gordon Banks, pero también la de su compañero en la Escuela Miguel Ángel en el Mundial de 1978, que por acciones como aquella se ganó el apodo de ‘El Gato’. Y el propio Miguel Ángel da su versión de los hechos. “Aún hay gente que me recuerda la parada por la calle, y es increíble porque fue hace 32 años ya. Tardé un año en verla porque aún tenía las sensaciones grabadas en la cabeza. Estoy adelantado, hace el tiro desde el borde del área que sale bombeado, cuando veo la trayectoria pienso que la mete, pero me tiro, puse bien las manos y el balón me lleva a mí de la fuerza. Quedé muy orgulloso de ella porque encima me quedé con el balón en las manos. Quedó muy plástica, muy bonita. Mis amigos me bromean con que sólo me recuerdan por una parada”.

Casillas y el relevo de Dudek

Entre todos los nombres de porteros y recuerdos de paradas aparece, cómo no, el nombre de Casillas. Y es que según confiesan en la Escuela, el portero madridista es el referente por excelencia en el Real Madrid. “Siempre se fijan en él, y para nosotros es una ventaja porque le ponemos como ejemplo” confiesa Canales. “Hay veces que les regañas y te dicen ‘lo hizo Iker’” asegura Miguel Ángel con una sonrisa en la cara. Eso sí, además de ser un referente, Casillas también podría ser visto como el que les tapa el hueco a los canteranos, pero no es el caso. “En absoluto, porque tampoco hay nadie que esté pegado a Iker, ahí está Dudek”.

El polaco es el segundo de Casillas en el primer equipo a día de hoy, pero su puesto posiblemente quede vacante este verano, pues Jerzy acaba contrato en junio. Ante esta circunstancia, todos en la Escuela tienen clara la alternativa para ser el segundo portero del Real Madrid. “Soy partidario de subir a un portero de la cantera en ese caso” asegura Miguel Ángel, “hay que arriesgar. ¿O acaso no se arriesgó cuando se subió a Casillas? Yo le daría responsabilidad a uno de los chicos que vemos que tiene potencial”. “Nos haría mucha ilusión que ese hueco lo ocupara alguien de la cantera” confiesa a su vez Canales, “es nuestra labor, y si el club logra nutrirse de porteros de la casa durante varios años, es un avance y un prestigio que no tiene precio. En todos los sentidos”.

El valor de la Escuela de Porteros

A día de hoy, hay porteros en La Fábrica como Adán, Felipe Ramos o Mejías, que son muy experimentados y con calidad sobrada como para dar ese salto hacia arriba, pero a largo plazo, desde la Escuela tienen claro que no serán los únicos. “Un gran porcentaje de los que entrenan en esta Escuela podrían llegar a la élite, no sólo hablamos del primer equipo, sino a llegar a vivir de esto profesionalmente. Sacar un portero para el Real Madrid es muy complicado, pero hay actitudes y aptitudes para ello” confiesa Roberto.

“Aquí hay mucho potencial y eso tiene mucho valor. En el Real Madrid se le da un valor importante a la preparación de los porteros, y es una referencia para otros clubes, porque saben que aquí se trabaja de una forma muy específica” asegura Canales. “Todos los porteros que han llegado hasta el Castilla han tenido oportunidades de llegar a Primera, e incluso hay algunos internacionales. Para cualquier equipo es una garantía tener un portero que se ha formado en la cantera del Real Madrid” apunta Diezma. “Tenemos una cantera importante, quizás de las mejores de España y no es presunción. Y la forma en que nosotros trabajamos es la ideal, no tenemos que mirar a otros clubes. A esta Escuela le doy un diez sobre diez” concluye Miguel Ángel.

 

Estos son los responsables de la Escuela de porteros

Miguel Ángel Glez.
Coordinador de los entrenadores de porteros.

Portero del Real Madrid del año 1967 al 1986. Ha sido delegado del Real Madrid, entrenador de porteros del primer equipo, y director de la Ciudad Deportiva.

Roberto Vázquez
Coordinador de la metodología y planificación de los ciclos de entrenamiento.

Entrenador de porteros en el San Fernando de Henares (Tercera), y Getafe. Segunda temporada en el Real Madrid.

Juan Canales
Entrenador de porteros del RM.Castilla. Entrena además a los Juveniles un día a la semana, y a los Infantiles dos días.

Entrenador de porteros en el Ciudad de Murcia (Segunda), en el Hércules, y en el Alicante. Segunda temporada en el Real Madrid.

José Luis Diezma

Entrenador del Cadete B. Entrenador de porteros del Juvenil C.

Entrenador de porteros en el Rayo Vallecano (Segunda B) una temporada. Cuarta temporada en el Real Madrid.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información