Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Honduras no quiere ser la 'perita en dulce'

  • Los hondureños repiten participación mundialista tras la cita de España'82
Los hondureños repiten participación mundialista tras la cita de España'82
Jaime de Carlos - EP Jaime de Carlos - EP

La selección de Honduras regresará en Sudáfrica al primer plano futbolístico 28 años después, reencontrándose con un Mundial con el que permanecía enemistado desde España 1982, donde con un fútbol ordenado y técnico fue capaz de sorprender con un empate (1-1) a la propia anfitriona.

No valió finalmente ese punto para superar la primera fase, pero su buen papel en la cita de 'Naranjito' auguraba buenos tiempos para los 'catrachos', que, sin embargo, no volverían a lograr la clasificación para un Mundial desde entonces.

Tras haberse quedado a dos puntos de ir a Corea y Japón 2002, los hondureños tocaron fondo en el camino hacia Alemania 2006. Por primera vez en su historia, no fueron capaces de integrar el hexagonal final de la zona, al ser apeados por Guatemala y Costa Rica en su grupo preliminar.

Ese trago amargo permitió a Honduras tener tiempo para rearmarse y poner todos su esfuerzos en la siguiente ocasión. Para ello, confiaron en el prestigioso técnico colombiano Reinaldo Rueda, quien dirigiera a la selección de su país en el camino hacia Alemania, y la apuesta dio sus frutos.

El nuevo técnico conformó una mezcla entre jóvenes y veteranos en su búsqueda por devolverle a Honduras la alegría de participar en la gran cita de selecciones. Tras superar a Puerto Rico en la primera eliminatoria, con un global de 6-2, y quedar por delante de México, Jamaica y Canadá en la segunda fase, Honduras lograba meterse entre los seis equipos que lucharían por las tres plazas mundialistas en la zona de la CONCACAF.

Tercera del grupo con 16 puntos (cinco victorias, un empate y cuatro derrotas), sólo por detrás de Estados Unidos y México e igualada con Costa Rica, que iría a la repesca, la 'bicolor' cumplía su sueño y volvía a un Mundial por segunda vez en su historia, 28 años después de su última aparición.

Situada en el puesto 38 del ranking FIFA, Honduras debería ser la 'cenicienta' del grupo, pero España tendrá que tener cuidado para que no se repita la sorpresa del 82', donde la 'Roja' sólo pudo igualar con un tanto de penalti de López Ufarte el gol con el que Zelaya silenciaba el por entonces Luis Casanova de Valencia.

David Suazo es su delantero más peligroso

Dentro de un grupo con pocos jugadores reconocidos a nivel internacional, David Suazo, la gran amenaza del combinado hondureño, es el hombre en el que están depositadas las grandes esperanzas de los 'catrachos'. La 'Pantera' es considerado como uno de los mejores delanteros de Centroamérica. Explosivo, rápido y resolutivo frente al marco, llamó la atención del Inter de Milán, equipo al que llegó en julio del 2007 tras un largo paso por el Cagliari.

Sin embargo, los problemas en su rodilla primero, y el no ser del agrado de José Mourinho después, han impedido que triunfe con los 'neroazzurri', que le han cedido en dos ocasiones, al Sporting de Lisboa durante la pasada temporada y al Génova en el pasado mercado invernal, donde de nuevo ha visto lastrado su rendimiento por las lesiones.

Ahora, Suazo, de 30 años, que a punto estuvo de quedarse sin viajar a Sudáfrica, cumplirá el sueño de disputar su primer Mundial, consciente de que sobre él recae la responsabilidad de liderar a su equipo en el objetivo de alcanzar los octavos de final.  

El delantero es la punta de lanza de un ataque en el que también destaca Carlos Pavón (Real España), mientras que su goleador actual, Carlos Costly (FC Balchatow), se perderá la cita por lesión. Además, en el equipo hondureño sobresalen jugadores como Amado Guevara (Motagua) o Maynor Figueroa (Wigan).

Reinaldo Rueda cambió el estilo de la selección

Para Honduras, las fases clasificatorias rumbo al Mundial se habían convertido en una tortura constante. Siempre favoritos, la selección centroamericana fracasaba una y otra vez en los momentos decisivos. Sin embargo, el hombre capaz de cambiar ese panorama fue Reinaldo Rueda. El colombiano, de 53 años, se puso al cargo de Honduras a principios de 2007 y su seriedad impactó de entrada a los directivos hondureños, que le dieron el tiempo que no habían tenidos sus predecesores.

Rueda, que se ha especializado en ser seleccionador, ya que hasta el momento no ha dirigido a ningún club, retribuyó esa confianza llevando a la 'Bicolor' a Sudáfrica 2010, con un estilo ofensivo, compensado con una sólida zaga. El trabajo realizado en Honduras ha calado en el país, hasta tal punto que después de que en octubre pasado lograra el billete mundialista, el Congreso Nacional le otorgó la nacionalidad hondureña.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información