Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Atlético vive un derbi adelantado en Egipto

  • Los seguidores no pudieron evitar la derrota de un débil Zamalek; en el Bernabéu la historia será diferente
Venció por 1-4 al Zamalek, cuya afición ha declarado su madridismo en numerosas ocasiones
Felipe de Luis Felipe de Luis

El derbi se adelantó dos semanas. Al menos eso pensaron en Egipto, donde el Atlético de Madrid se midió al Zamalek, conjunto oriundo de El Cairo. El estadio fue un hervidero desde los prolegómenos del choque. Los seguidores egipcios esperaban con gran impaciencia el partido, ya que nunca han ocultado su predilección por el Real Madrid.

Aunque el rival no fuera de enjundia y Manzano apostara por algunos de sus hombres menos habituales, el Atlético vivió lo más parecido al ambiente de un clásico. Los aficionados egipcios del Zamalek siempre se han declarado simpatizantes del Real Madrid e intentaron en todo momento jalear a los suyos.

El estadio Nacional de El Cairo presentaba un aspecto propio de los grandes partidos. Y es que el pueblo africano no está demasiado habituado a observar de cerca el fútbol europeo.

Sin embargo, pocas conclusiones podrá sacar José Mourinho después de lo acontecido en El Cairo. El conjunto rojiblanco (en esta ocasión de azul) se presentó en Egipto mermado por las bajas de sus internacionales. Precisamente una de las mayores preocupaciones del cuadro madrileño está en la evolución de uno de sus mayores estandartes en la presente temporada, el colombiano Falcao, lesionado de gravedad con el combinado nacional y seria duda para el derbi del próximo 26 de noviembre.

Por lo demás, día de probaturas para el conjunto de Manzano. El jienense dio minutos a jugadores como Pizzi, Salvio o el centro de todas especulaciones de última hora, José Antonio Reyes. El jugador sevillano se mostró agresivo y un tanto incómodo, quizás fruto de las declaraciones del técnico. Quién sabe si el futbolista esté pensando ya en su futuro lejos de la Ribera del Manzanares.

Cabe destacar, asimismo, el papel desempeñado por Pizzi y Salvio. El portugués y el argentino intercambiaron sus roles: el primero se vistió de asistente y el segundo de artillero. Así llegaron los dos goles del Atlético en la primera parte. Mido, viejo conocido del fútbol español por su pasado celtita (aunque también jugó en otros clásicos europeos como Roma o Marsella), recortaba distancias de penalti en el primer acto.

El segundo tiempo comenzó con un libre directo transformado por el brasileño Diego, uno de los jugadores más en forma del cuadro colchonero. Tras un tanto anulado por fuera de juego de los locales, el brasileño ponía la rúbrica en el marcador, tras aprovechar un rechazo, luego de una combinación entre Adrián y Salvio. El Atlético, en definitiva, venció sin excesivas complicaciones en Egipto. El partido del Santiago Bernabéu será, con total seguridad, otra historia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información