Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La caverna nunca piensa en España

  • La prensa culé utiliza a la Selección como escaparate para sus futbolistas
La prensa culé utiliza a la Selección como escaparate para sus futbolistas
Defensa Central Defensa Central

Como cada cuatro años, en este inicio de verano estamos en tiempos de Eurocopa. Pero sólo algunos. Otros continúan más empeñados en acrecentar divisiones, en cargar las tintas contra el 'enemigo' aunque estemos en tiempos de 'paz'. Son los mismos que acusan a Mourinho de ser un mal ejemplo, de romper la armonía del fútbol español y demás patochadas, pero que día tras día siguen faltando al respeto del madridismo con sus ataques injustificados a su entrenador y a sus jugadores. El falso señorío, la falsa humildad, el falso 'seny', al fin y al cabo, del que siempre presumen. Es el caso de Emilio Pérez de Rozas, que aprovechando el enfrentamiento entre España y Portugal no ha dudado en sacar a pasear su 'famosa' pluma.

El articulista del diario Sport calienta el partido de semifinales entre las dos selecciones ibéricas de la misma manera que el diario en el que trabaja, el mismo que sacó una portada incendiaria tras la clasificación de España para la fase previa a la final: "¡Vaya morbo!: culés y madridistas para echar a Cristiano". Parece que al final todo se reduce a eso, a evitar que Cristiano gane la Eurocopa con Portugal y se lleve así definitivamente un Balón de Oro que, por otro lado, ya ha hecho méritos suficientes para ganar. Lo de que España gane es secundario. Total, ellos presumen de ser aficionados de España una vez cada cuatro años...

 

Y ahora sólo me queda el gozo (y perdón por el atrevimiento) de asistir durante tres días, lunes, martes y miércoles, a cómo afronta la hinchada mediática madrileña el enfrentamiento entre 'su' Roja y 'su' Bestia, Cristiano Ronaldo. Porque igual es España quien acaba quitándole el Balón de Oro al madridista y entregándoselo a Leo Messi... o a 'Andresito' Iniesta. Y ellos cantando la gesta. O no.

 

Como pueden ver, eso es lo único que les importa. España, por suerte o por desgracia, se la trae al pairo. No es más que el escaparate para que los jugadores del Barcelona, los únicos que consideran 'suyos', puedan aumentar su palmarés. Un hecho que explica con rotundidad que sólo en esta última etapa en la que los culés han sido mayoría simple en la Selección se haya podido ver un ligero apoyo al combinado nacional desde la sectaria caverna pro culé. Tan sectaria, que sigue siendo capaz de mezclar churras con merinas con el fin de seguir desprestigiando a los madridistas.

 

No hay nada más cierto que ese equipo, llamado Selección, está integrado por gentes que no deberían de haberse peleado nunca y que, sin embargo, lo han hecho. Pero también es verdad que, como ha confesado uno de ellos, bueno, no, los dos, los dos 'monstruos', Iker Casillas y Xavi Hernández, una llamada telefónica fue suficiente para que aquello que se les estaba yendo de las manos (como reconoció honestamente el azulgrana) volviese a su cauce.

 

Leyendo este último párrafo, cualquiera diría que fue Xavi el que realizó esa 'honesta' llamada telefónica. Sin embargo, deberían recordar que fue Casillas quien la hizo, pese a que la responsabilidad de aquel enfrentamiento no recaía únicamente en sus hombros. En cualquier caso, cuando De Rozas alude a que los hombres de la Selección no deberían haberse peleado nunca está culpando implícitamente a Mourinho, tal y como refleja la continuación del artículo...

 

Le importó muy poco, poquísimo, al meta madridista que el bobo de su entrenador, conocido como José Mourinho (envidioso de que España juegue como el Barça y envidioso de que se hable más de los culés que de los merengues), se enfadase por esa inteligente conciliación.

 

La verdad es que a Casillas y a Mourinho se les veía muy enfadados cuando celebraban la 32ª Liga del Real Madrid en Cibeles. O cuando el portugués se acercó a Iker antes de la tanda de penaltis ante el Bayern para darle todo su apoyo moral. Síntomas claros de una división interna, faltaría más. O más bien síntomas de la tomadura de pelo que se mantiene en Barcelona al respecto de las relaciones en el vestuario del Madrid. En cualquier caso, ahora le llaman envidia a todo. Incluso a decir la verdad, que no es otra que la presencia de cinco madridistas en España, un hecho que refleja claramente que la 'Roja' no es el Barcelona y que se refuerza cuando vemos a Casillas como el héroe y salvador de la Selección, a Ramos ejerciendo de 'maestro' con Piqué, a Xabi haciendo goles fundamentales o a Arbeloa defendiendo su posición como un coloso pese a sus carencias técnicas; todo ello mientras el ya mencionado Piqué comete el error que le cuesta el único gol encajado hasta el momento a España y mientras vemos a Xavi desaparecido o a Valdés y Pedro chupando banquillo.

Señores, esto es lo que hay en Barcelona. Una pandilla bien grande de manipuladores que intentan hacer ver que los éxitos de España llegan por los culés y que sólo piensan en la 'Roja' en función del número de futbolistas que aporta el Barcelona. Una banda de tipos que prefieren que España juegue sin delanteros con el fin de ver a un barcelonista más de titular. Eso es lo que les importa la Selección.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información