Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mateu hizo buena la farsa

  • El Barcelona le remontó al Sevilla merced a una actuación de Lahoz que debe avergonzar al fútbol español
Sevilla 2-3 Barcelona
Defensa Central Defensa Central

Los medios de Barcelona llevaban toda la semana llorando porque pensaban que el apoyo independentista del club podría pasarle factura con los arbitrajes. Pues bien, parece que les ha servido ponerse la venda antes de la herida porque este sábado el equipo de Vilanova se aprovechó de una de esas noches que avergüenzan y abochornan al fútbol español. Los culés remontaron un 2-0 en la segunda parte (2-3 al final) después de una ristra de favores arbitrales de Mateu Lahoz que indignaron al Sevilla y, por extensión, al madridismo.

 

 

El Barcelona de Tito Vilanova está muy lejos del nivel de juego del de Guardiola. Su fútbol de toque perdura porque, al fin y al cabo, los jugadores son los mismos. La calidad no se ha ido, pero ni Messi tiene la misma frescura ni sus compañeros tienen la profundidad y el hambre de antaño. Donde antes se paseaba ahora sufre para sacar los tres puntos. Suerte para ellos que siempre les quedarán los colegiados. El ¿qué más quieres que te dé, Sandro? de Villa resuena en estos casos con fuerza, ampliada por el nuevo cargo del portavoz culé, Toni Freixa, en la Federación.

Este sábado tuvo que ser Mateu Lahoz el que acudiera al rescate de un Barcelona que se ahogaba ante la ordenada defensa sevillista. Los andaluces plantearon un magnífico partido al contragolpe, con Navas y Negredo causando estragos en cada balón que conducían con espacios. Así, a pesar del tradicional dominio azulgrana del esférico en la primera parte, fueron los andaluces los que golpearon primero gracias a un gol de Trochowski, el mismo 'matagigantes' que golpeó al Madrid hace dos semanas.

El Barcelona se iba al descanso pasándolo mal, con la sensación de que la posesión no era suficiente para evitar que el Sevilla hubiera llevado el mayor peligro del partido. Un malestar que se incrementó a los dos minutos de la reanudación, cuando Negredo se plantaba solo ante Valdés y le batía sutilmente por alto. Era el 2-0 y el equipo culé estaba al borde del K.O. Sin embargo, la calidad azulgrana se sumó al descaro arbitral y el panorama cambió totalmente en cuestión de 10 minutos.

FICHA TÉCNICA:

2 - Sevilla FC: Palop; Cicinho, Botía, Spahic, Fernando Navarro; Maduro; Jesús Navas, Medel, Rakitic (Kondogbia, m.76), Trochowski (Manu del Moral, m.38); y Negredo (Luna, m.80).

3 - FC Barcelona: Valdés; Alves (Villa, m.79), Mascherano, Song, Jordi Alba; Xavi, Busquets (Thiago, m.76), Cesc Fábregas; Alexis (Tello, m.70), Messi y Pedro.

Goles: 1-0, M.26: Trochowski. 2-0, M.48: Negredo. 2-1, M.53: Cesc Fábregas. 2-2, M.89: Cesc Fábregas. 2-3, M.93: Villa.

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (C. Valenciano). Expulsó con roja directa al sevillista Medel (m.72), por agredir a un contrario, y al técnico Míchel (m.89), por protestar tras el empate a dos del Barcelona. Amonestó a los locales Rakitic (m.28) y Botía (m.95), y a los visitantes Busquets (m.70) y Mascherano (m.75).

Incidencias: partido de la sexta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, que rozó el lleno con casi 45.000 espectadores. Césped en perfecto estado.

Primer fue Cesc el que recortó diferencias en el 53 gracias a un chut desde fuera del área que se coló pegado al palo. Había mucho partido y Lahoz se encargó de terminar de encauzarlo. Primero al mostrar solo amarilla a Busquets después de un plantillazo de roja sobre Cicinho. Y en la acción inmediatamente posterior al expulsar a Medel por encararse con Cesc. El chileno respondió a la provocación del centrocampista poniéndole la cara en el mentón, sin agresividad. Sin embargo, Cesc le aplicó su dosis de teatro 'made in' La Masía y el colegiado se tragó el anzuelo.

El Barcelona ya tenía en bandeja la cabeza del Sevilla y solo necesitó madurar el partido. Los hispalenses aguantaron como pudieron encerrados atrás y recurriendo a un coloso Navas en ataque. Pero claudicaron en la orilla. De nuevo gracias al favor arbitral, pues Thiago robaba un balón con la mano en tres cuartos ante la atenta mirada del colegiado y su jugada terminaba en el gol de la igualada de Cesc. Un tanto que desquició al Sevilla, quien acabó con Míchel expulsado por decirle cuatro verdades a Lahoz. El trencilla se encargó de darle el tiempo suficiente al Barcelona para remontar al prolongar cinco minutos. En tres fue suficiente, porque Villa fusilaba en el área a Palop y ponía un 2-3 que sabía muy poquito a épica y mucho a vergüenza.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información