Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Valencia campeón sin fútbol

  • Final Copa de España
A. Alcázar A. Alcázar


El Valencia se llevó el título de Copa con tres goles de cabeza pero sin fútbol. Su veteranía, experiencia y pegada acabó con las ilusiones de un Getafe que juega al fútbol de pizarra, pero que la tiza la esconden sus porteros para no acabar de culminar el dibujo. Y así es muy difícil soñar. El Valencia, que llegaba a la final en plena depresión, unió voluntades para pegar puntualmente y llevarse la Copa a cabezazos.


No hay nada peor que quitarle emoción a una final. Y el Valencia, que llegaba herido al Vicente Calderón, la reventó en diez minutos. Koeman se puso a las órdenes de sus jugadores, que le dibujaron sobre el campo el clásico 4-2-3-1, para monopolizar el balón sin prisas pero sin pausa. El Getafe se acomodó en su campo y persiguió sombras. Los jugadores valencianistas sobrevolaron como murciélagos por el cielo madrileño para cazar dos goles aéreos en los primeros diez minutos. Dos cabezazos, uno de Mata, a pase de Silva, y otro de Alexis, a la salida de un córner, destrozaban el guión estratégico del partido.

Reaccionó el Getafe

Qué difícil tiene que ser haber soñado un mes con este partido y empezarlo con 0-2. Los valencianos se frotaban los ojos. No se lo podían creer con la ruina que han vivido toda la temporada. Son cosas del fútbol. El que llegaba mejor armado anímicamente se derrumbó como un castillo de arena con la primera ola que llegó a su orilla. Y el que llevaba nadando contra corriente todo el año, un golpe de mar le ponía de pie en la mitad de la playa.

Por fin apareció el Getafe, mostrando esa vergüenza torera, yéndose al ataque y buscando el juego por las bandas, mientras el Valencia se iba poco a poco aplastando en su campo para defender la ventaja y jugar la a contra. El partido se equilibró y los madrileños quisieron desplegar ese juego de primeras que le ha dado prestigio en Europa, pero el Valencia es un equipo experimentado, que sólo le dejó las bandas para que colgara balones al área.

Y en el minuto de descuento, un claro, clarísimo penalti de Moretti a Contra lo convirtió Granero en el 2-1, ante la absurda indignación de los valencianistas. Un tanto que metía a los de Laudrup en el partido tras un primer tiempo nervioso, con juego de ataque y demasiadas tarjetas. Un choque que respondía a una final, sobre todo por la actitud del Valencia, más experimentado, que utilizaba cualquier treta a su alcance para salir airoso ante un contrario entusiasta, que cuando pegaba una patada se veía hasta en Múnich.


Todo por decidir




Y hablando del Bayern, el Getafe aprendió una lección ante los alemanes, que dos goles de diferencia no son nada. Y quizá por eso salió rabioso en el segundo tiempo a por ese empate que le concediera la opción del triunfo. Una vicotoria que decían les debía el destino por la dolorosa eliminatoria que perdió en la UEFA. Y sí, lo intentó; se fue arriba y dejó espacios. Menos mal que Villa, el que dicen es el "7 de España", falló dos goles cantados, que ponían en sobreaviso al Getafe. Granero, este sí que es un genio, dio la réplica en una acción individual que escupió el larguero de Hildebrand.

Era una partida de ajedrez. El Getafe ganaba metros y el Valencia, sin nada de fútbol, se parapetaba más y más en su campo dejando arriba a Villa. El encuentro entraba en esa fase de tensión donde aparecen los grandes jugadores. El partido olía a final, con un equipo a por todas, que incluso sentó a un central (Tena) para sacar a un delantero (Braulio), porque la ocasión valía le pena. El encuentro ya vivía en el alambre, o empataba el Getafe o sentenciaba el Valencia. Y fueron los segundos, los que se aprovecharon de otro error de un portero del Getafe, en este caso Ustari, para marcar el 3-1 y otra vez de cabeza.

Se acababa el sueño de un grandísimo Getafe que tiene que pensar raudo en fichar el año que viene a un portero que le dé algo y no le quite. El Valencia se llevaba la Copa por experiencia, por veteranía y porque tiene jugadores importantes aunque no jueguen como un equipo, algo que le sobra al Getafe.





LA FICHA


Valencia: Hildebrand; Miguel, Albiol (Caneira, 57") , Alexis, Moretti (Edu, 66"); Marchena, Baraja; Silva, Arizmendi, Mata; Villa (Morientes, 75").

Getafe: Ustari; Cortés, Cata Díaz, Tena (Braulio, 76"), Licht; De la Red, Casquero (Celestini, 64"), Contra (Pablo Hernández, 55"), Albín; Granero y Manu del Moral.

Goles:

1-0 (3”™), Mata remata de cabeza, roza Arizmendi sin querer con la coronilla, un pase desde la izquierda de Silva.

2-0 (10”™), Alexis remata de cabeza un saque de esquina de Silva.

2-1 (45”™ ), Granero convierte el claro penalti que Moretti cometió sobre Contra

3-1, Morientes remacha de cabeza un rechace chapucero de Ustari a tiro lejano de una falta de Baraja


Árbitro:
Alberto Undiano Mallenco (C. Navarro). Roja directa a Celestini (89"), por una entrada muy fuerte sobre Silva. Amarilla a Miguel (22”™), Lincht (30”™), Granero (32”™), Alexis (38”™), Casquero (42”™), Mata (45”™), Marchena (66"), Cata Díaz (82").


Estadio:
Vicente Calderón. Lleno. Presidió el encuentro Su Majestad el Rey de España, Juan Carlos I, que entregó la Copa al campeón.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información