Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sudáfrica apura los plazos para entregar los estadios e intenta garantizar la seguridad

EFE EFE

Sudáfrica apura los plazos para la entrega de los cuatro estadios en los que se jugará la próxima Copa Confederaciones de la FIFA, al tiempo que trata de garantizar el funcionamiento de servicios esenciales como la seguridad, el transporte y las telecomunicaciones para junio de 2009.

Los estadios, pese a las prisas, ya está claro que no podrán entregarse en la fecha prevista del 30 de diciembre, pero los organizadores aseguran que lo harán a finales de enero próximo, cuatro meses y medio antes de la apertura de Copa Confederaciones, que será un preludio del Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010.

El Ellis Park, situado en el corazón de Johannesburgo, la mayor ciudad de Sudáfrica, pretende evidenciar el potencial del país en la organización de grandes competiciones y será el que acoja el primer partido y el último de la Copa Confederaciones 2009, el 14 y el 28 de junio.

El estadio, que albergó en 1995 el Mundial de Rugby, también se entregará con al menos un mes de retraso, después de aumentar su aforo hasta 61.000 plazas, sustituir más de la mitad de los asientos y renovar los vestuarios, la enfermería y las instalaciones para la prensa.

En el estadio Loftus Versfeld de Pretoria "podría celebrarse la Copa Confederaciones mañana mismo", presumen los miembros del Comité de Organización Local de Sudáfrica (SALOC), aunque no se ha acabado de colocar la cubierta de las gradas, que acogerán a unos 50.000 espectadores, en una obras que costarán 10 millones de euros.

Según el Comité Organizador, el Royal Bafokeng, de Rustenberg, a unos 200 kilómetros de Johannesburgo y Pretoria, se entregará a la vez que el resto de los recintos, aunque las mejoras que realizan en él 650 trabajadores van retrasadas respecto a los demás.

"Cuando digo que los estadios estarán listos, me refiero a que estarán listos el día que empiece la Copa Confederaciones", dijo el Secretario General de la FIFA, Jerome Valcke, ante insistentes preguntas de los periodistas sobre el retraso de las obras: "No tienen que estar listos hasta entonces, y eso es lo más importante".

Por otra parte, la construcción del Free State Stadium, en Bloemfontein, finalizará en los primeros días de 2009. Aunque su construcción se retrasó más de un mes por imprevistos, el proyecto, en el que se han instalado 7.000 asientos más hasta los 45.000, está cerca de concluirse.

Al margen de los cuatro estadios, el SALOC intenta garantizar el buen funcionamiento del transporte, las telecomunicaciones y la seguridad para junio de 2009, durante la celebración de la Copa Confederaciones. El Comité de Organización Local y la FIFA se enfrentarán a uno de los índices de criminalidad más altos del mundo, por lo que 130.000 nuevos agentes se incorporarán a la Policía antes de junio del año próximo.

Gracias al fuerte incremento de las fuerzas de seguridad del Estado, el Comité de Organización Local ya ha anunciado que garantizará al 100 por ciento la seguridad de la cita deportiva, pero no la de todo el país. "Hablamos de la seguridad en la Copa Confederaciones y en el Mundial 2010, de los equipos, los hinchas y la prensa, pero no la de cada coche o cada casa de Sudáfrica", declaró Danny Jordan, director ejecutivo del SALOC.

En materia del transporte, en cinco años el Gobierno habrá invertido más de 13.000 millones de euros en la mejora de carreteras, aeropuertos y en la construcción de carriles especiales para el transporte público. Además, un tren rápido, el "Gautrain", unirá en 2010 Johannesburgo con el aeropuerto internacional "Oliver Tambo" en menos de 20 minutos.

Por su parte, la FIFA y la SALOC, junto con las empresas telefónicas MTN y Telkom, en colaboración con Sony, pondrán más de 18.000 redes para la transmisión de voz y datos a disposición de las 75.000 personas que se acreditarán, en muy distintas actividades, para la Copa Confederaciones.

Sudáfrica, que hasta hace quince años vivía bajo la dictadura segregacionista del "apartheid", "tendrá la oportunidad de demostrar con la Copa del Mundo hasta qué punto han cambiado las cosas" en el país, dice Jordan. "La FIFA ha confiado en nosotros, y no les podemos fallar; por eso le pido a nuestra gente que, si quiere contribuir al desarrollo de Sudáfrica, que lo haga de cara a la Copa del Mundo 2010", sentenció.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información