Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Kanouté silenció San Mamés con dos goles

Athletic 1-2 Sevilla
EFE - Bilbao EFE - Bilbao

Frederic Kanouté decidió con dos golazos el ensayo general del Athletic-Sevilla copero del miércoles, un partido que tiene tan abducido al conjunto bilbaíno que casi ni se presentó hoy a San Mamés, donde solo su afición calentó motores de cara al día 'D' de esta temporada para su equipo.
 

No acudió su cita el Athletic A, el titular, ya que el técnico Joaquín Caparrós lo reservó casi al completo. Y se puede decir que tampoco lo hizo el B, el suplente, que dio la sensación de ser infinitamente inferior a un rival que se tomó más en serio el envite.

Aún así, pudieron sacar algo más los locales, que se adelantaron en el marcador con un tanto de Gabilondo y hasta gozaron de dos grandes ocasiones, de Toquero y Etxeita, para empatar en la recta final del encuentro. Pero el Sevilla fue claramente superior y Kanouté un imposible para la defensa rojiblanca.

Ficha técnica:

1 - Athletic Club: Iraizoz; Ustaritz, Etxeita, Amorebieta, Balenziaga; Susaeta, Gurpegui, Muñoz (Iturraspe, min.55), Gabilondo (Garmendia, min.80); Ion Vélez (Íñigo Vélez, min.58) y Toquero.

2 - Sevilla FC: Palop; Mosquera, Squillaci, Dragutinovic, Fernando Navarro; Romaric, Fazio (Renato, min.53), Duscher, Capel (Konko, min.74); Perotti y Kanouté (Acosta, min.65).

Goles: 1-0, min.26: Gabilondo. 1-1, min.39: Kanouté. 1-2, min.58: Kanouté.

Árbitro: Mateu Lahoz (Colegio Valenciano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Muñoz, Ustaritz, Amorebieta, Gurpegui y Armando, y a los visitantes Mosquera y Acosta.

Incidencias: Unos 35.000 espectadores en San Mamés. Tarde-noche fría. Terreno de juego en buenas condiciones. Vigésimo quinta jornada de Liga.

Con este triunfo, el conjunto visitante se consolidada en la tercera plaza de la tabla y enfila hacia la segunda, que, no obstante, aún le queda lejos. El Athletic, por su parte, ha perdido un ocasión de acercarse a la zona europea.

MUCHOS CAMBIOS EN LOS LOCALES

Caparrós puso de salida un once plagado de suplentes, hasta el punto de que no salió de titular en el equipo bilbaíno ni Iraizoz, que lo había jugado todo en liga y en Copa. Solo Amorebieta y Ion Vélez tienen la consideración de fijos en las alineaciones del técnico sevillano entre los hombres que eligió.

Su colega y amigo Manolo Jiménez, en cambio, echó mano de lo que tenía y de reservar a alguien de cara al miércoles fue a Jesús Navas, que dejó al equipo con una sola banda en medio campo, la ocupada por Diego Capel, ya que fue un medio centro, Romaric, quien ocupó la otra.

Tanta diferencia entre las decisiones de uno y otro entrenador llevó al choque a un inicio totalmente blanco. Durante los primeros 20 minutos, más parecía un Bilbao Athletic-Sevilla que un choque de tú a tú entre dos equipos de Primera. No obstante, los visitantes no llegaron a elaborar ocasiones claras de gol.

Pero la grada de San Mamés no estaba dispuesta a no ensayar de cara a la semifinal copera como quería y encoraginó a su equipo. Tanto que en el primer córner ya marcó. Lo hizo Gabilondo en el minuto 26 al aprovechar un rechace de la defensa rival al saque de esquina botado por Susaeta.

Encontró el hoy muy tierno Athletic el asidero que necesitaba para coger algo de confianza y subido a la ola del gol y el apoyo de su afición ofreció un rato del fútbol racial que tanto gusta en Bilbao.

Pero no llegó ni a un cuarto de hora, ya que trece minutos después Kanouté equilibró de nuevo las cosas en una acción a la altura de su categoría como jugador. El de Mali bajó un centro de Mosquera como pocos saben hacerlo y fusiló a Armando. La jugada nació en una pérdida de balón de Balenziaga que el defensa guipuzcoano ya ha repetido varias veces esta temporada.

DOMINIO VISITANTE

El descanso devolvió el choque a su comienzo. Es decir, al dominio del Sevilla, que si sacó provecho de esa segunda fase de claro dominio. Fue con otro gol de Kanouté y también a la altura de la inmensa calidad del ariete africano.

En esa oportunidad bajó de nuevo un balón del cielo con los dos centrales pegados y cruzó el disparo en la finalización de la jugada. Era el tercer aviso en la segunda mitad de Kanouté, que una vez remontado el partido fue enviado a vestuarios por Jiménez para que descansase de cara al miércoles.

El segundo tanto sevillista casi acabó con el partido, ante la evidente superioridad visitante. Aunque sin su referencia en ataque el Sevilla era ya menos. Pero, el Athletic, sin sus hombres claves, parecía más el filial que el primer equipo, como demostró en sus últimas ocasiones. En la primera Toquero fue incapaz de superar a Palop en un mano a mano que Garmendia le dejó con todo a favor, y en la segunda, ya acabándose el tiempo añadido, a Etxeita se le fue muy desviado un cabezazo, solo, a centro de Susaeta.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información