Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola, dos años y plenos poderes

  • No cuenta con Ronaldinho, Deco ni Márquez
Luciano Sabatini Luciano Sabatini
Pep Guardiola será presentado como nuevo entrenador del primer equipo del Barcelona después de disputar los play off de ascenso a Segunda B con el filial. El nuevo técnico blaugrana firmará por dos temporadas y tendrá pleno control sobe la plantilla, sobre la que aplicará una disciplina que Rijkaard no impuso.

Pep no se ”˜vestirá”™ de entrenador oficial hasta finales de junio, en la que acabará de forma oficial el ciclo Rijkaard y de los Magníficos. Laporta pone en manos del exjugador azulgrana los dos años de mandato que le quedan al frente del club, salvo que prospere la iniciativa de un par de socios que han iniciado una campaña para captar firmas en busca de una moción de censura.


Las bajas y nuevas ideas


Guardiola, que tendrá como segundo entrenador a Tito Vilanova ayudante en el filial, ha mantenido diversas reuniones con el presidente en secreto, en las que le ha diseñado las líneas básicas de su proyecto. Busca renovar la plantilla en busca de extirpar los vicios instalados en estos dos últimos años. El objetivo es arrancar el compromiso de los jugadores hacia sus ideas. Por eso, y por petición de Pep el club tiene decidido deshacerse de al menos siete futbolistas.
Jugadores que fueron claves en el anterior proyecto. Desde Ronaldinho a Deco pasando por Márquez y a la espera de lo que suceda con Etoo y Henry, dos delanteros que tampoco tienen garantizada la continuidad. La última palabra la tiene el propio Guardiola, cuya elección es por una cuestión de estilo según Laporta. "Es una garantía de la continuidad renovada del ideario futbolístico que nos ha traído los éxitos. Guardiola tiene los conocimientos, la ilusión, la autoconfianza y la estimación necesaria del club para triunfar".

Lo que parece decidido es que Laporta le dará plenos poderes para controlar, gestionar y tutelar el vestuario, supervisado por el secretario técnico Txiki Begiristain. Esos poderes se plasmarán en un cambio radical de la rutina del primer equipo. Para empezar, el nuevo técnico del Barça pretende que se entrene a diario en la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí, con un régimen mucho más estricto, un control de la alimentación unido a la remodelación de la preparación física, combinado con un trabajo específico en las acciones a balón parado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información