Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Rijkaard se va sin rencor

  • "Ha sido un gran honor para mí"
EFE EFE
Frank Rijkaard, que dirigirá mañana ante el Mallorca su último partido como entrenador del Barça en el Camp Nou, se despidió sin rencor. A pesar de que el presidente Joan Laporta lo señaló como único responsable de la situación deportiva, el holandés no quiso entrar en polémicas y dijo que había sido "un gran honor" para él, haber dirigido el Barça durante cinco temporadas.

Quienes esperaban que Rijkaard pronunciara una palabra más alta que otra, se equivocaron. El técnico mantuvo en todo momento la calma desde el primer momento en una multitudinaria conferencia de prensa.

Quitando trascendencia a lo ocurrido, Rijkaard admite que se va del Barça por "los mecanismos del fútbol", por la lógica aplastante de este deporte. En todo momento, el holandés asumió su responsabilidad en el éxito y en el fracaso y admitió que se sentía "algo nervioso" ante su despedida del Camp Nou.

"Nunca me ha gustado demasiado centrar la atención", insistió Rijkaard, que vestía un polo de color azul con un corazón en el pecho y la leyenda "Amor", toda una declaración de intenciones para lo que expresó después ante los periodistas.

No tuvo ni un sólo reproche para sus jugadores ni tampoco para la junta directiva de Laporta. Asegura que no le han dolido las formas en su despedida -la prensa publicó antes de que él lo supiera su adiós del club y la llegada de Josep Guardiola-, y recalcó que lo que realmente le importa son "las cosas bonitas" que ha vivido.

Cuando se le preguntó por las declaraciones de Laporta, en las que veladamente culpó a Rijkaard de los resultados negativos cosechados en los últimos dos años, y si no era más justo repartir las culpas, Rijkaard ha afirmado que personalmente no es de los que culpa a nadie.

"Asumo mi responsabilidad y eso es una cosa natural. Se habla mucho del presidente, pero él no puede marcar goles. El área deportiva fue dirigida por mí y si los resultados no son los que queremos, qué tiene que ver el presidente con esto", se pregunta.

Lo supo el jueves

El holandés, quien ha informado de que Laporta le comunicó la decisión de que no continuaba el jueves, tras el partido en el Bernabeu, también tuvo palabras de agradecimiento para sus jugadores.

"Cada uno ha hecho de todo, dadas las circunstancias. Sinceramente cada uno siempre ha querido lo mejor para el club, para sí mismo y sus compañeros", ha añadido.

Ha insistido que en que todo lo que ha hecho en los dos últimos años ha sido para poder mejorar las cosas. "Hemos trabajado mucho con el corazón y con honestidad. La gente que he conocido aquí nunca la podré olvidar. Quiero agradecer los momentos vividos, no sólo los éxitos, sino todos", ha indicado.

Rijkaard asegura que en estos momentos no piensa en sí mismo "sino en el conjunto, en el club y en la entidad" y eludió entrar en polémicas, como cuando le preguntaron si no había sabido controlar el vestuario.

"Cada uno tiene su opinión. Todos tienen derecho a pensar y dar su idea de cómo he trabajado, pero yo me quedo con lo que he dicho: cuando hablo de amistad, hablo de los jugadores que han pasado (..). No tengo que opinar sobre eso, lo tiene que hacer la gente desde fuera. Estoy muy tranquilo, todo lo que hice fue pensando en el colectivo", ha insistido.

Rijkaard no vería bien que mañana le aplaudieran a él y los aficionados silbaran a los jugadores. "Si uno quiere aplaudir tiene que hacerlo al club y al conjunto de jugadores. Ahora es complicado, no hemos cumplido con lo queríamos y si hay pitos, que sean también para mí, porque yo soy parte del grupo. Todos estamos en el mismo barco y no quiero ser una excepción en esto", ha argumentado.

Muy tranquilo

"Estoy muy tranquilo en todos los sentidos. Siempre he querido lo mejor para el club, el equipo, los jugadores, y los socios, pero siempre hay gente que quiere opinar (en otra dirección). Hay que ganar juntos y sufrir juntos. Para ganar necesitas coraje, carácter y ganas. No tengo derecho a hablar sobre el futuro, porque los que van a trabajar en el Barça, merecen todos mis respetos", ha dicho.

Ha afirmado que no tiene planes sobre su futuro y aseguró que la gente que va a trabajar para el Barça le merece todo su respeto. En cuanto a Guardiola, Rijkaard ha asegurado que lo conoce poco.

"Lo respeto mucho. Puede hacer un gran trabajo, es un hombre de la casa. Es una gran persona. Ahora mismo no puedo decir nada más", ha afirmado Rijkaard.

Ante su último partido como entrenador del Barça en el Camp Nou, Rijkaard espera no ser el centro de atención, "ni en positivo ni en negativo" y pide a su equipo que firme un gran partido. "Me gustaría ver a los jugadores hacer de todo por los colores del club, por el escudo y por orgullo", ha indicado.

Rijkaard que espera que le recuerden "como quieran", asegura que no tiene pensado nada con vistas a su futuro. En su despedida estuvieron Marc Ingla, vicepresidente deportivo, el delegado del primer equipo (Carlos Naval) y el preparador físico, Albert Roca.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información