Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Vandalismo culé: 51 heridos y 65 detenidos

No están acostumbrados a ganar
DC - EFE DC - EFE

De momento son 65 los culés detenidos por la polícia catalana tras saber que habían ganado la Liga acabado el encuentro entre el Real Madrid y el Villarrea y nada menos que 51 heridosl. Menos mal que el título era una noticia anunciada, que si no la policía se hubiese quedado sin efectivo para aplacar a tanto bárbaro.

Si tras ganar la Copa del Rey al Athletic de Bilbao, con butifarra icluida, hubo 45 detenidos y un fallecido, ahora con la Liga la cifra ha aumentado. No hay que olvidar que estos vándalos destrozaron la sede de la peña madridista 'La Séptima de Figueres', hechos del que los medios de comunicación sorprendentemente se han callado de manera vergonzante. En especial esos que hacen bandera del madridismo y se aprovechan de las peñas blancas para sus intereses.

Unos 15.000 culés celebraron ayer el título por las calles de Barcelona empujados por algunos medios de comunicación local para que salieran a celebrar el título y, así, aprovecharlo para dar lustre a sus programas. Pero la falta de costumbre en ganar algo de los últimos tiempos barcelonistas, volvieron a ofrecer ese vandalismo condenable. La policía catalana se las vio y se las deseó para contener a un centenar de alborotadores que lanzaron latas de bebidas, botellas e incluso una bicicleta contra la línea policial, "sin hacer caso de los avisos policiales por megafonía, y poniendo en riesgo la integridad de los aficionados y de los agentes de paisano que llevaban a cabo las detenciones", según informa EFE.

Como consecuencia de los incidentes, 65 personas -de ellas 4 menores- fueron detenidas por daños, desórdenes públicos y atentado y/o resistencia a la autoridad. La policía hizo 38 detenciones, y la Guardia Urbana, las 25 restantes. Hasta las 6 de la mañana, el Servicio de Emergencias Médicas ha atendido a once policías catalanes, a cuatro guardias urbanos y a 36 ciudadanos de diversas contusiones, todas de escasa gravedad.

Cargas de la policía

Unas 6.000 personas se quedaron en la Plaza Catalunya festejando la victoria, encendiendo y lanzando bengalas, sin incidentes remarcables hasta que, hacia las tres de la madrugada, un grupo de un centenar de personas comenzó a tirar botellas, latas y objetos contundentes contra la línea policial situada en la confluencia de la calle Pelai con la Rambla. Los concentrados, según estas fuentes, han mantenido los lanzamientos sin hacer caso de los reiterados avisos por megafonía que les alertaban de la inminente actuación policial si no deponían su actitud violenta.

Ante su negativa, los agentes de paisano desplegados en la zona empezaron a practicar las primeras detenciones de los autores de los lanzamientos, pues su actuación ponía en peligro la integridad del resto de asistentes, que no participaba en los incidentes. Los grupos de alborotadores más violentos han aprovechado cuando los mossos de paisano practicaban las detenciones para agredir y efectuar lanzamientos masivos contra los policías, por lo que los agentes han tenido que cargar contra ellos y utilizar material antidisturbios y pelotas de goma, en una operación "rápida".

La situación ha quedado normalizada hacia las 03.30 horas de la madrugada, y a partir de ese momento han entrado los equipos de limpieza municipales para retirar el mobiliario urbano dañado, mientras que la Guardia Urbana ha reabierto el tráfico en la zona hacia las 05.00 horas de la madrugada.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información